Las 32 millones de razones para que Donovan Mitchell quiera ser ‘All-NBA’


Donovan Mitchell está afrontando la última semana de temporada regular con muchos frentes abiertos. El escolta se encuentra inmerso en pleno proceso de recuperación de un esguince de tobillo mientras presencia desde fuera cómo sus Jazz luchan por asegurar la primera posición del Oeste. Todo ello mientras en Salt Lake City tratan de mantener la salud de sus estrellas con vistas a la inminente llegada de los playoffs.

En su caso, además, hay una bola extra añadida. El de Elmsford renovó por el máximo salarial el pasado mes de septiembre. Un acuerdo cerrado por cinco años y 163 millones de dólares, lo que supone el 25% del tope salarial de su equipo, según recoge el actual convenio colectivo de la NBA. No obstante, esta cantidad puede ascender hasta los 195,6 millones (el 30%) si es elegido en alguno de los Mejores Quintetos. Un debate en el que su nombre figura por méritos propios.

Mitchell ha registrado topes de carrera en anotación (26,4 puntos), rebotes (4,4), asistencias (5,2) y acierto en triples (38,6%) en los 53 partidos disputados este curso. Unos números que se sustentan, además, sobre el récord de su equipo, el mejor de toda la liga y de 39-14 en los encuentros jugados hasta su lesión.

Sin embargo, esta ausencia puede terminar pesando en la decisión final. Esta temporada ha sido una mina de oro para las guards de la NBA. Recordemos que la competición divide entre un center, dos forwards y dos guards la composición de sus All-NBA Teams. Y entre los exteriores la competencia se presenta temible.

Es muy posible que Luka Doncic y Stephen Curry ocupen las dos posiciones reservadas en el primero quinteto. Un escalafón por debajo es donde el debate se encrudece con una dilatada lista de candidatos. Quizá Damian Lillard, Chris Paul, Kyrie Irving y el propio Donovan Mitchell compartan posibilidades.

Pero es que también figuran otros jugadores con un gran curso a sus espaldas como Devin Booker, Jimmy Butler, Ben Simmons, Trae Young, James Harden, Bradley Beal, Russell Westbrook o Zach LaVine. Por si fuera poco, estrellas como LeBron James, Kawhi Leonard, Paul George, Jaylen Brown, Jayson Tatum o Khris Middleton puede ser elegidos como forwards o como guards.

Además, los Jazz se las han ingeniado para ganar partidos sin su gran estrella: presentan un balance de 11-7 sin él. Esta virtud colectiva para sobreponerse a la ausencia de jugadores importantes puede suponer también un obstáculos para las aspiraciones individuales de Donovan Mitchell. Y que Utah no es un mercado especialmente apetecible. Todo suma.

No obstante, el no ser distinguido finalmente como All-NBA Team tampoco supone el fin del mundo: 163 millones de dólares sigue siendo una cantidad suficiente para asegurar su existencia y la de sus generaciones venideras, mientras que esos 32 millones de dólares que se ahorran los Jazz podrán ser redirigidos al refuerzo de la plantilla. No hay mal que por bien no venga.

(Fotografía de portada de Patrick Smith/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.