Las madres de los jugadores de Chicago y su especial viaje a NY con el equipo


Los Bulls están siendo noticia esta temporada por muchísimas cosas. Desde el puñetazo de Bobby Portis a Nikola Mirotic, pasando por la resurrección de la franquicia tras la vuelta de propio Mirotic, hasta llegar a la impresionante victoria de anoche en el Madison Square Garden. Y precisamente en ese triunfo, los chicos de Chicago contaron con un apoyo especial, el de sus madres, que volaron hasta New York en el vuelo del equipo, dentro de un viaje organizado por la franquicia para honrar a las progenitoras de los miembros de su plantilla.

Las únicas ausentes, por estar al otro lado del Atlántico, fueron las madres de Mirotic, de Lauri Markkanen y de Paul Zipser. El resto pudieron disfrutar de un triunfo de quilates de sus hijos, tras un viaje que incluyó sesiones de manicura y de spa, cena especial la noche previa al partido, donde Fred Hoiberg regaló unas pulseras de los Bulls a cada una de ellas, e incluso un pasillo para recibir a sus hijos en la pista. Cada una de las madres iba ataviada con la camiseta de su hijo.

Pioneros

Los Bulls son los primeros en la NBA en organizar algo de estas características. “Por supuesto que otros equipos nos robarán la idea”, apuntó a ESPN Quincy Poindexter. “Es estupendo, pero es algo que tiene que ser parte de la NBA. Tienes que ser parte de cosas tan especiales como esta. Hay ya muchos recuerdos que me acompañarán el resto de mi vida. Ha sido memorable”.

“Ha sido muy, muy especial”, comentó la madre de Robin Lopez, Deborah Ledford. “Creo que es la primera vez en la historia de la NBA  que se ha hecho algo tan especial como esto. He podido conocer mejor a las madres y darme cuenta de por qué tienen hijos tan estupendos y es porque ellas son estupendas. Todo esto ha sido genial para la unión entre las madres, pero también para la unión de madres e hijos, porque estamos en el mismo hotel, viajamos con ellos, comemos con ellos y aunque son adultos, lo están disfrutando”.

“Para ellas ha sido estupendo, pero también para mí”, apuntó Justin Holiday, quien agradeció la oportunidad de estar más tiempo con su madre. “Obviamente, es algo que por mi trabajo no puedo hacer mucho”.

“Es una de las cosas más memorables de mi vida”, dijo la madre de Poindexter. “Mi hijo lleva ocho años en la liga y nunca nos habían tratado así. Ha estado con diferentes equipos y ninguno había hecho esto antes”.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.