LeBron James deja una exhibición para la historia en Indiana

Durante 24 minutos, Indiana creyó firmemente en el 2-1. En los 24 minutos siguientes, rompió sus sueños con saña. Una segunda mitad descomunal de la estrella de los Cavs, completando la mayor remontada en una mitad de la historia de los playoffs, dio a los vigentes campeones una victoria por 114-119 que deja la eliminatoria con 3-0 a su favor. Uno de los mejores jugadores de la historia dejó en Indianapolis un partido memorable.

El inicio ideal de Indiana


Eso sí, ese escenario no parecía posible al principio. Muy conscientes que un 3-0 en contra era casi irrecuperable, los salieron con mucha intensidad que en sus duelos de Cleveland. La salida de C.J. Miles por Monta Ellis en el cinco inicial obligaba a los Cavs a salir más al perímetro en defensa. Los espacios extra fueron oro para Thaddeus Young y Myles Turner, quienes firmaban sus mejores minutos de la serie. A la fiesta se apuntaba un relevo inesperado de Kevin Seraphin, con 9 fulgurantes puntos para cerrar el primer cuarto.

La defensa de los Cavs hacía agua, mientras su ataque iba enredándose más y más en la intensidad de Indiana. Para colmo, Paul George explotaba en el segundo cuarto. 21 puntos de la estrella de los Pacers, de sus 36 totales, parecían romper el partido antes del descanso. Los 25 puntos de desventaja con los que Cleveland terminaba la primera mitad igualaban la peor de su historia en playoffs, recordando el Game 2 de sus terribles Finales de 2007 contra San Antonio.

Todavía el Rey


Nunca un equipo había remontado 20 puntos de desventaja al descanso en playoffs. Pero LeBron James, quien acabaría con 41 puntos, 13 rebotes y 12 asistencias (segundo triple-doble con al menos 40 puntos en 24 horas, tras el de Russell Westbrook), tenía otras ideas. En una noche en la que adelantó puestos en las clasificaciones históricas (3º en puntos, 4º en triples, 7º en rebotes…), el alero aprovechó para dejar una segunda mitad para el recuerdo.

Solo tras el descanso, James sumó 28 puntos, 7 asistencias, 6 rebotes, 1 robo y 1 tapón, sin perder ningún balón. Su exhibición completó una remontada única en la historia de los playoffs, ayudado por unos Pacers sin rumbo, de nuevo dependientes de un Paul George incapaz de responder a su más íntimo rival. Al final del tercer cuarto, la ventaja era solo de 7 puntos. A mediados del último, un brutal mate al contraataque de James ponía a los por delante.

Cierre y adiós


Ni siquiera una defensa tan pegajosa como era posible de Lance Stephenson sobre LeBron James impedía que Cleveland mantuviera y ampliara la diferencia a hombros de su estrella. Los Cavs acabaron llevándose la victoria por 6 puntos, dejando virtualmente asegurado su pase a la segunda ronda (nadie ha remontado nunca un 3-0 en playoffs NBA). Todo gracias al mejor LeBron James posible, aún capaz de aparecerse cuando su equipo lo necesita.

Desde 2012, cuando cayó en New York jugando todavía con Miami, LeBron James no pierde un solo partido de primera ronda. El Este no ha sido un prodigio de profundidad en los últimos años, pero el dominio del mejor jugador de la Conferencia ha sido insultante ante rivales de menor entidad. Su segunda mitad en Indianapolis dejó patente que el hambre por dominar la NBA aún vive en James.





NBA 2K18 ya disponible
La nueva entrega de la saga 2K ya está disponible en Amazon.
No olvides seguirnos en nuestros perfiles de Twitter, Facebook y Telegram.