Lillard, contrario a que la temporada NBA se dispute de diciembre a agosto

El base de Portland entiende que el actual calendario (de octubre a junio) es el ideal para los jugadores

ha opinado. Aunque por el momento todo lo que se diga son suposiciones –nadie sabe cómo evolucionará la crisis del coronavirus en las próximas fechas– no está de más conocer cómo sentaría a los jugadores algunos cambios que se están planteando de cara a próximas campañas, como el que podría llevar a disputar el curso 2020-21 (y posteriores) de diciembre a agosto.

La idea, acuñada antes de la suspensión de la NBA por Steve Koonin, CEO de Atlanta Hawks, sugería que para la Liga sería mejor el calendario propuesto para evitar enfrentarse con la NFL y el fútbol americano universitario. Este plan no encontró demasiados apoyos en un principio, pero dado el retraso obligado para la finalización de la presente campaña, la NBA estaría meditando ya tal opción como algo que podría hacerse realidad.

Si bien se desconoce si la intención sería variar el calendario por un solo año o convertirlo en algo habitual, ya hay quien ha alzado la voz para dejar claro que no le gusta la propuesta. Este es justo el caso de Damian Lillard. El base de Portland Trail cree que la actual organización temporal de la Liga es la mejor para los jugadores.

“Simplemente no lo veo. Quiero decir… La temporada comienza en el momento que lo hace ahora, luego el fin de semana de las estrellas es en febrero, llega el final de la temporada en abril y luego los playoffs. Tienes las finales de junio y luego te vas en verano… Puedes disfrutar del verano en tiempo real. Nuestro descanso es en verano y luego puedes regresar cuando el verano se va. Creo que ha sido perfecto… Ha sido perfecto para nosotros. Entonces, que eso cambie y que todo se retrase… Definitivamente no soy fan de esa posibilidad y no veo que muchos muchachos vayan a apoyarlo”, explica en declaraciones a Dwight Jaynes de NBC Sports Portland.

Como ya hemos comentado durante estos últimos días, el cambio de calendario sería dar un giro de 180 grados a la NBA sin tener certeza alguna de que funcionase. Para empezar cambiar una tradición como esta se antoja difícil de hacer realidad o, cuando menos, traumática. Luego están otros factores de más peso como el económico. Las televisiones, con un enorme peso en la economía de la NBA, no está claro que viesen con buenos ojos programas unas Finales en agosto, mes de vacaciones en el que las audiencias suelen bajar. En todo caso, y si no hay más remedio, la NBA podría tomar la temporada 2020-21 como una prueba de cara a tomar posteriores decisiones en firme.

(Fotografía de Ronald Martinez/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

NBA y sindicato de jugadores negocian la retención de parte de los salarios

Los Lakers, sin síntomas de coronavirus en su plantilla tras la cuarentena

Siguiente