Los 76ers siguen intratables en casa: décima victoria consecutiva

El Wells Fargo Center mantiene su estatus de coto privado. Una especie de Muralla de Adriano que delimita el ‘territorio Sixer’ del resto de los ‘bárbaros’ de la competición. Y así se mantendrá, al menos, hasta el próximo domingo. Los 76ers prolongan su imbatibilidad en casa y suman ya diez victorias consecutivas como locales tras imponerse a los Jazz por un resultado de 103-94.

Tobias Harris fue el máximo anotador de los de Pensilvania con 26 puntos –a los que añadió nueve rebotes–, bien escoltado por los 17 tantos de Al Horford. Joel Embiid registró un doble-doble de 16 puntos y 11 rebotes, mientras que Ben Simmons rozó el triple-doble –14 rebotes, 8 rebotes y 9 asistencias– para completar el grupo de jugadores locales con dobles dígitos en anotación. Nuevamente, la defensa fue el principal pilar sobre el que se construyó el triunfo.

Una vez más y como ocurriera apenas 24 horas antes ante Toronto, los de Salt Lake City completaron una nefasta primera mitad que sirvió a los de Brett Brown para encarrillar el encuentro de forma precoz. Un triple desde la esquina de James Ennis III ponía la guinda a un parcial de 16-0 que estiraba el marcador hasta los 25 puntos de ventaja y ahondaba en la pequeña crisis de Utah. Los de Quin Snyder mantenían una lucha consigo mismos y el lanzamiento exterior –los Jazz erraron trece de sus primeros 17 intentos desde el triple–, mientras perdían la batalla en el rebote y caían nuevamente en la precipitación, la telaraña defensiva local y las excesivas pérdidas de balón.

La quinta falta de Embiid permitió a Rudy Gobert –27 puntos y 12 rebotes– campar a sus anchas y reducir las diferencias hasta los diez puntos a poco más de cuatro minutos para el final. Sin embargo, el pívot francés estuvo muy solo. Si funcionó esta vez Joe Ingles desde la segunda unidad –13 puntos, 8 rebotes, 8 asistencias y un +8 con él en pista– pero tanto Donovan Mitchell –18 puntos con 31.6% en tiros de campo– como Bogdanovic –9 puntos y un tres de once en lanzamientos– sufrieron el asedio defensivo rival. Sería el propio pívot camerunés el que ejercería de verdugo con dos tiros libres definitivos a 40 segundos para el final del encuentro.

Lesión de Mike Conley

En otra noche sin apenas valoraciones positivas que hacer, la lesión de Mike Conley terminó de agriar una noche ya de por si aciaga. El base abandonó el partido por lesión en el tercer cuarto y las primeras informaciones afirman que sufre una lesión muscular en la parte posterior del muslo. Hasta el momento estaba firmando siete puntos, seis rebotes y dos asistencias en los 23 minutos que estuvo en pista.

Después de un dubitativo y más que discreto arranque de temporada, Conley ha ido adaptándose paulatinamente a un nuevo sistema después de toda una carrera en Memphis, ayudando a los Jazz a acumular victorias y mantenerse en la zona noble del Oeste. Sin embargo, en los últimos partidos su producción ha vuelto a descender, coincidiendo con la reciente mala racha de resultados de la franquicia. En los últimos cinco partidos, el de Fayetteville ha promediado nueve puntos y cuatro asistencias con un acierto en tiros de campo del 32%. En el apartado global de temporada, Conley está registrando su mínimo de carrera en porcentaje de acierto (37%), su mínimo anotador desde 2012 y su marca de asistencias más baja desde 2009 –sin contar el curso 2017-18 en el que solo disputó doce encuentros–.

Siendo una pieza fundamental en el roster de los Jazz, el equipo está manejando con cautela la situación del base. Después de todo, el acuerdo firmado en verano fue visto como una de las mayores adquisiciones de la temporada baja.

La partida perdida ante equipos del Este

No se le están dando especialmente bien a los Jazz los rivales de la Conferencia Este. Así como los encuentros jugados lejos del Vivint Smart Home Arena. Los de Salt Lake City han suspendido su gira de partidos lejos de su confortable hogar –donde registran ocho de sus doce victorias– con cuatro derrotas en cinco partidos. Y todas ellas ante equipos del Este.

Primero fue Milwaukee (-4), posteriormente Indiana (-19), pequeña parada en Memphis para tomar aire (+9) y posteriormente las dos dolorosas derrotas en Toronto (-20, tras ir perdiendo de 40 puntos al descanso) y Filadelfia (-14). Por otro lado, las únicas tres victorias ante equipos del Este han sido logradas por una ventaja media de tres puntos: +5 ante los Nets, +3 ante los Bucks y +2 ante los propios 76ers, quienes completan así su venganza.

El próximo partido de los Jazz será ya en casa. Eso sí, ante uno de los grandes cocos de la NBA: los Lakers de LeBron James y Anthony Davis, líderes en solitario en el Oeste.

(Fotografía de portada de Mitchell Leff/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Nurse (Raptors) y Vogel (Lakers): Entrenadores del Mes