Los Clippers no abdican: gran victoria ante el líder del Este

Muchos ya los dan por muertos, y ellos acaban de solicitar, dentro de plazo, una acuerdo de suspensión. El verdugo deberá esperar, pues los no colgaran del cadalso esta noche. Vencer a los líderes del Este (117-106) bien merece el beneficio de la duda.

Siguen décimos, siguen a tres triunfos de los Jazz —quienes también ganaron a la ‘Unidad B’ de los Warriors—, pero también siguen vivos. Vencieron uno de esos encuentros que casi se anticipaban por derrota. Pero se presentaron en el Air Canada Centre con poco que perder y salieron de Toronto con muchísimo ganado.

Un feudo casi inexpugnable

Los arrancaban el encuentro con un grueso colchón de cinco partidos sobre los Boston Celtics —segundos—, que ahora es de cuatro. Pero eso no implica que se relajaran. Se lo pusieron difícil a sus rivales, como llevan haciendo todo el año en su cancha. Hasta anoche, desde que el calendario tornó a 2018, solo habían dejado escapar cuatro partidos en Canadá.

Otra vez Lou

La victoria se cimentó sobre un último cuarto sensacional de —¿le entragamos el Sixth Man of the Year Award ya?— en el que anotó 16 de sus 28 puntos totales. El partido fue una remontada constante, fruto de un inicio local arrollador por el que los Raptors llegaron a abrir una brecha de 18 puntos ya solo en el primer cuarto, y que los de Doc Rivers fueron recuperando poco a poco.

“Convierte la ofensiva en algo terriblemente fácil”, comentaba Austin Rivers sobre su compañero, quien llegó a anotar 12 tantos consecutivos para abrir un parcial a la postre definitivo. “Básicamente era ‘balones a Lou'”.

Junto a los 28 de Williams, fueron también clave los 20 tantos de Tobias Harris y los 19 de Montrezl Harrell desde la segunda unidad. De hecho el banquillo fue protagonista —gracias especialmente a estos dos hombres— del 45,3% de los puntos de su equipo. Casi la mitad. El backcourt titular, formado por Teodosic y Rivers, añadieron 15 y 11 puntos cada uno, pero con hojas de tiro de 5/13 y 5/14 respectivamente.

, la eficiencia personificada, volvió a aprovechar sus escasos seis minutos en pista para anotar 4 puntos y regalarnos esta joya de asistencia.

Hoy, ni el uno ni el otro

Algo parecido le pasó al conjunto de casa. Sus dos estrellas, que casualmente copan el perímetro titular, no tuvieron su típica velada All-Star. Kyle Lowry y DeMar DeRozan cerraron la noche con 11 puntos cada uno en su casillero, con un acierto conjunto del 30% en tiros de campo.

“Fue una de esas noches. Simplemente no puedes jugar como te gustaría cada una de las noches”, admitía DeRozan tras el encuentro.

fue el máximo anotador de los de Dwane Casey con 16 puntos y 10 rebotes, volviendo a ser el banquillo un recurso fundamental —aunque esta vez insuficiente—, merced los 15 puntos de Siakam y VanVleet o los 11 de C.J. Miles.

“Todos hicieron las cosas bien esta noche”, decía Doc Rivers, feliz por tan importante victoria. “Les retamos a que lo hicieran en el descanso y creo que cada uno de nuestros chicos salió y lo hizo genial”.

Sin tiempo para relajarse, los Clippers han volado esta mañana de vuelta a Los Angeles para descansar, ya que reciben mañana a un conjunto que ayer sí les hizo un pequeño favor ganándole a los Spurs: los Bucks de Milwaukee.

Nota: una primera versión de esta noticia apareció publicada indicando que Toronto solo había perdido un partido en casa en 2018. La cifra real es cuatro.