Los Clippers remontan en Dallas y se mantienen con vida


Con un inesperado 0-2 en Los Ángeles, el American Airlines Center esperaba ansioso para acoger su primer partido de playoffs desde 2016 y el primero de Luka Doncic en Dallas. Con la posibilidad de dar la puntilla a los Clippers, sus verdugos la temporada pasada, como aliciente extra, el ambiente en el pabellón era de fiesta desde antes de empezar, y todo estaba listo para vivir una gloriosa noche de celebración. Todo… menos los Mavericks.

Los texanos no fueron capaces de mantener su racha y cayeron por 108-118 ante unos Clippers que demostraron que no hay que darlos por muertos todavía. Y eso que los locales arrancaron el encuentro con un parcial de 30-11 que parecía indicar que los californianos daban ya por sentenciada la eliminatoria, pero fue entonces cuando sacaron un orgullo y una garra que muchos les llevaban tiempo pidiendo.

Kawhi Leonard y Paul George levantaron de la lona a su equipo y lograron compensar el mal arranque en cuestión de minutos. Del 30-11 se pasó al 32-31 antes incluso de que terminara el primer cuarto, y el papel de las dos superestrellas angelinas tuvo mucho que ver, pues ambos dieron la impresión de sacar lo mejor de sí en una sensacional primera parte en la que se combinaron para un total de 40 puntos. 22 de ellos fueron de George, quien bajó el ritmo en la segunda y no pudo pasar de los 29, mientras que Kawhi anotó 18 en cada mitad para llegar a 36 y terminar una noche más como líder de los suyos.

De esta forma, los de Lue fueron creciendo en el partido y lograron incluso cerrarlo con una cierta comodidad gracias al hundimiento de Dallas, que pareció perder eficacia con el paso de los minutos y no pudo seguir el ritmo a los visitantes. Estos encontraron además apoyo en su rotación, pues Reggie Jackson, titular en lugar de Beverley, y Marcus Morris fueron también importantes con 16 y 15 tantos respectivamente, mientras que Rajon Rondo volvió a destacar en la dirección y organización y terminó con 8 asistencias.

Doncic se queda solo

Existe un tópico en playoffs que afirma que los jugadores de rotación tienden a jugar mejor como locales, un tópico que esta eliminatoria parece decidida a poner en cuestión. Tras dos sensacionales partidos en el Staples, los secundarios de los Mavs no fueron capaces siquiera de acercarse a dicho nivel en su propio pabellón, dejando excesivamente solo a un Doncic estelar pero que no pudo resolver el choque por su cuenta. El esloveno, con 44 puntos, 9 rebotes y 9 asistencias, rozó un triple-doble histórico, pero no pudo culminar su exhibición con una victoria que habría llevado al fiesta a las gradas.

El base estuvo muy fino en el lanzamiento, y, aun con algunos errores más de lo habitual en la pintura, terminó con un 15/28 en el tiro y un extraordinario 7/13 en el triple. Sus compañeros, por contra, no pueden decir lo mismo, y hombres como Tim Hardaway Jr. o Dorian Finney-Smith, brillantes en Los Ángeles, se quedaron en 12 y 6 tantos respectivamente. Más grave incluso fue el caso de Kristaps Porzingis, que terminó el choque siendo uno de los grandes señalados tras no pasar de los 9 puntos y 3 rebotes en 33 minutos sobre la pista.

Pese a que Jalen Brunson y Maxi Kleber, con 14 cada uno, ofrecieron un apoyo sólido, su acierto no fue suficiente para poner un 3-0 que habría prácticamente sentenciado la eliminatoria. El choque del próximo domingo cobra ahora otra dimensión, pues si bien un 3-1 sí dejaría muy encarrilada la eliminatoria a los texanos, un 2-2 haría que regresaran a California con unas sensaciones bien distintas.

(Fotografía de portada: Ronald Martínez/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.