Los Clippers se sacuden la honrilla con los T-Wolves


Una derrota es una derrota y una victoria es una victoria. Y aquí no ha pasado nada. El proyecto seguía intacto (qué duda cabe) pero el honor había salido noqueado tras la paliza a domicilio por los Dallas Mavericks por 51 puntos. Nada como un triunfo cómodo y nada como hacerlo sin Kawhi, para alejar el temido sufijo (Leonardependencia).

La víctima han sido los Minnesota Timberwolves, que tras empezar el curso con dos victorias han seguido con dos derrotas lógicas y plausibles, tras sus sendas visitas al dúo de Los Ángeles, Lakers y Clippers sucesivamente. Los de Tyronn Lue han ganado sin apuros, por 23 puntos de diferencia (101-124).

Si la baja de Kawhi convierte los Clippers en un simple ‘buen equipo’, ni que decir la de Towns en Minneapolis, que los hace contenders pero por el número 1 del Draft. El objetivo en los próximos días/semanas será resistir hasta el regreso del pívot acumulando el menor número de derrotas posibles.

Sin el dominicano, Ryan Saunders devolvió a Ricky Rubio al quinteto titular, con Russell de escolta, Beasey al ala, Culver de ‘4’ y Reid bajo los hierros. Los cinco jugadores, a pesar de tener a tres de ellos rodando la veintena de puntos (Ricky 17, Russell 22, Beasley 19), acabaron con un pronunciado déficit en el +/-. Y noche para olvidar la de Culver: el sophomore terminó con cero puntos y 0 de 10 en tiros de campo.

Athony Edwards se asienta como líder de la segunda unidad, pero por ahora prácticamente rinde en lente monofocal: 12 puntos con cero rebotes, cero asistencias, cero robos.. y cero trabajo en equipo. Anoche anotó 4 de sus 7 triples lanzados, distancia que jamás ha sido su especialidad pero desde la que por ahora se está prodigando bastante, con libertad de su técnico (seis intentos por choque con 33% de efectividad).

Por los Clippers, la anotación estuvo de lo más repartida, con siete jugadores en dobles dígitos y Lou Williams (20 puntos) en su clásico y efervescente rol desde la suplencia como máximo artillero de todos ellos. Como conjunto tuvieron todo el acierto de cara al aro (53,4% en TC y 51,3% en triples) del que adolecieron en el encuentro anterior. Clave fue también el impacto de  Ivica Zubac, desde la banca (12 puntos en 19 minutos), haciendo notar esos centímetros extra de los Clippers sobre el small ball de su contrincante.

Rapapolvo de Ricky

“Sienta bien conseguir un triunfo tras una derrota atroz”, decía Reggie Jackson, autor de 11 tantos.

“Empezamos bien el partido, pero cuando las cosas no marchan bien (parcial de 31-17 en el segundo cuarto) todo el mundo empieza a jugar egoístamente. Tenemos que aprender. No asimilamos nada del partido contra los Lakers. Arrancamos con la misma mentalidad de simplemente salir y lanzar al aro. Eso no puede continuar. Estamos mucho peor que lo que refleja ese 2-2 en este momento”, ha sido el serio toque de atención de Ricky Rubio (voz ya veterana en este vestuario joven) al resto de miembros de su plantilla.

(Fotografía de portada de Sean M. Haffey/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.