Los Knicks experimentan con éxito ante Dallas


El duelo entre New York y Dallas mantuvo un aburrido guión durante la primera mitad. Ambos equipos, en un delicado estado de ánimo, mantenían un igualado enfrentamiento sin especial brillo, solo animado por Kristaps Porzingis y Harrison Barnes. El marcador era de un nada atractivo 36-39 para Dallas al descanso. Pero, en la segunda mitad, el técnico de los Knicks decidió retocar su rotación, poniendo a Porzingis como pívot. El experimento funcionó a la perfección, con victoria final por 93-77.

Cambio de altura

Joakim Noah, el fichaje estrella de los Knicks como agente libre, está lejos de la forma de sus mejores años en Chicago. Si bien el pívot francés mantiene una visión privilegiada de juego para un hombre alto y un espíritu indomable al rebote, su defensa ha perdido la contundencia que le llevó a ser el mejor jugador en esa categoría solo dos años y medio atrás. Como primer paso para darle un aire nuevo al equipo, Hornacek sacrificó a Noah.

En el inicio del tercer cuarto, Justin Holiday salió de inicio en lugar de un Noah que se quedaba en el banquillo. Carmelo Anthony pasaba al puesto de ala-pívot y Kristaps Porzingis al de pívot. El impacto fue inmediato. Andrew Bogut, espléndido defensor en la pintura, sufría para mantener a raya a un jugador ágil y peligroso en toda la cancha como Porzingis. Pero, sobretodo, Carmelo Anthony se mostró encantado de tener vía libre en la pintura. El alero, con 17 de sus 24 en un tercer cuarto resuelto por 31-12 para New York, rompía el partido.

Preocupación en Dallas

Los Mavericks, aún sin el tocado Dirk Nowitzki, se quedaron estancados. Pese a Harrison Barnes (20 puntos) y J.J. Barea (17), la falta de talento del equipo impidió que su entrenador Rick Carlisle encontrara la fórmula para detener a los renovados Knicks, cayendo a un preocupante 2-7, solo empeorado en el Oeste por el 2-9 de New Orleans. Números muy alejados de lo acostumbrado por una de las franquicias más consistentes de la liga.

Desde el punto de vista de New York, su victoria le coloca con un balance de 4-6, acercándose a la zona de Playoffs. Si bien dejar a Joakim Noah y su contrato por $72 milones y 4 años en el banquillo puede crear problemas dentro de la franquicia, el experimento de Kristaps Porzingis como pívot de equipo debería tener secuelas en los próximos partidos.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.