Los Mavs no olvidarán a Quincy Acy


Un juego de números. Un mero juego de números. Eso ha sido el despido de Quincy Acy.

Los Dallas Mavericks no han cortado a su ala-pívot porque estuviesen descontentos con su rendimiento. Ni mucho menos. Ha sido una mera necesidad matemática. A tales necesidades, tales prioridades. Y si el puesto de point guard en Dallas estaba sufriendo una plaga bíblica, había que reaccionar.

“Le he dicho [a Acy] que he pagado a chicos dos y tres veces en la misma temporada en otras ocasiones; así que esté preparado”, ha dicho Mark Cuban a Eddie Sefko, del Dallas Morning News, respecto a la charla que mantuvieron dueño y jugador llegado el momento de romper relaciones. “Estaba desolado. Necesitábamos bases. Ha sido un simple juego de números”.

Las urgencias han dictado que en este momento sobraba Acy y tocaba Jonathan Gibson, el base de 29 años proveniente de China que venía a barnizar una peana despintada en todas sus aristas. Las lesiones acumuladas de  Deron Williams, J.J. Barea y Devin Harris, dejaban a Seth Curry como el único playmaker puro disponible. Excesivo para Rick Carlisle.

No diga adiós; diga hasta pronto

Pero a Acy no se le mide en números. Sino en pundonor y entrega. Sus 2,2 puntos y 1,3 rebotes en 8 minutos han sido lo de menos. Jugadores que con un contrato mínimo por dos años dan más de lo que tienen a cada ocasión que salen a pista, es algo que nunca sobra en un equipo.

Así que, tan pronto la enfermería de los Mavs recobre la normalidad, que Acy esté atento en su teléfono. Pues podría sonar en cualquier instante.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.