Dallas rememora sus años más oscuros tras una nueva derrota


Para el aficionado reciente a la NBA, los Mavericks han sido, tras San Antonio, la franquicia modélica en cuanto a regularidad. Además de dos apariciones en las Finales y el campeonato de 2011, Dallas ha estado en todos los Playoffs del siglo XXI con la única excepción de 2012-13, quedándose siempre al menos con un 50% de victorias. Pero, para los más veteranos, los Mavs fueron durante la primera mitad de los 90 el equipo más desastroso de la liga. Tras caer ante Orlando por 95-87, Dallas empieza a recordar aquellos años en el desierto.

El nuevo fue el mejor

La franquicia entrenada por Rick Carlisle y propiedad de Mark Cuban cayó al último puesto de la NBA al combinarse su nueva derrota con la victoria de Philadelphia ante los Suns. Quizás la mayor prueba del desbarajuste en el que viven los Mavs fue que su mejor jugador ni siquiera era formalmente parte del equipo hace 48 horas. Jonathan Gibson, recién fichado ante las bajas de los veteranos Deron Williams, J.J. Barea y Devin Harris, mantuvo con vida a los Mavs hasta el último cuarto.

El base, quien tras varios años en el baloncesto internacional se ganó una oportunidad con los Mavs en la liga de verano y en la pretemporada, fue el máximo anotador del partido con 26 puntos. De esta forma, Gibson se convirtió en el novato de los Mavs con más puntos anotados en uno de sus dos primeros partidos en la NBA, todo un hito para un jugador que hace dos años y medio jugaba en la liga de Irán.

Acercándose a Playoffs

Con un rival disminuido delante, también sin Dirk Nowitzki, los Magic tardaron en sentenciar. El empuje final llegaría en el final del partido gracias a D.J. Augustin (18 puntos y 6 asistencias), quien tendría la confianza de su entrenador Frank Vogel en los momentos calientes por delante del titular Elfrid Payton. El acierto del base y la presión en la pintura de Serge Ibaka (15 puntos, 9 rebotes y 3 tapones) y Bismack Biyombo (13 puntos, 10 rebotes y 3 tapones) acabarían siendo decisivos para el triunfo de Orlando.

Los Magic acumulan de esta forma su tercera victoria en los últimos 4 partidos y se acercan a Playoffs con un balance de 6-7. Los Dallas, por contra, se quedan con un 2-10 que les deja en el último puesto de la NBA en solitario. Es su peor inicio desde la temporada 1993-94 (1-11 tras 12 partidos), cuando terminaron con un 13-69 y como el peor equipo de la NBA por segundo año consecutivo. Tiempos que Dallas parecía haber olvidado y que se vuelve a presentar en un arranque de pesadilla.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.