Los minutos más valiosos de la carrera de JaVale McGee


Hace no demasiado, JaVale McGee se encaminaba hacia ese ostracismo, hacia ese olvido en el que habitan muchos jugadores en una liga tan feroz e imposible a veces como es la NBA. En la noche del domingo, dentro de su segunda temporada en los Warriors, el pívot fue la sorpresa en el quinteto inicial de Steve Kerr. Y respondió a esa confianza con una actuación portentosa, al nivel que el entrenador que le rescató en 2016 de la nada le exigía en un escenario así.

McGee presumiblemente jugó el domingo, en el Game 2 de las Finales, sus mejores minutos como profesional. No tanto por la estadística, pues su trayectoria ya recoge encuentros de 12 puntos, o más, mismamente en estos playoffs, en la serie ante los Spurs, sino por la trascendencia de su trabajo.

Titular e inicio clave

Dicen que el baloncesto son detalles en muchas ocasiones. Aspectos que en un instante parecen menores pero que pueden remar para la consecución de una victoria. En la noche en la que Stephen Curry fue el protagonista de casi todo, con sus 33 puntos y el récord de la liga en triples en un partido de las Finales (9), McGee asomó desde el quinteto inicial, titular dispuesto a exprimir todo lo que tenía dentro. Sabe Kerr que su hombre es un tipo físico único, alto pero con la movilidad de un exterior, aunque no el tiro. Capaz de correr la pista con determinación y acierto.

McGee, quien ya en el Game 1 había sembrado alguna pista de lo que podía pasar si le dejaban campo, firmó los 4 primeros puntos de los Warriors, en dos canastas solo debajo del aro ante una defensa, la de Cleveland, que quizá esperaba a JaVale en otro lugar o que simplemente no pudo o no supo contener sus escapadas por la puerta trasera. Quizá 4 puntos no son demasiado, pero recuerden aquello de los detalles. En un equipo deprimido como era Cleveland tras la debacle del primer partido, el puñal de McGee, tanto en el electrónico como en el hecho de desconfigurar al rival, fue importante.

Acabó con 17 minutos sobre la pista, un 6/6 formidable, 12 puntos y solo un punto malo, un 0/1 en tiros libres. Además, 2 rebotes. Quizá hubiera podido tener más vuelo si no se hubiera cargado de faltas personales, pero todas estas prestaciones son válidas para alguien que no hace demasiado estaba con pie y medio fuera de la NBA, para alguien que incluso pudo salir durante la temporada, o al menos estuvo en la lista de candidatos a ello, para dar cabida a Quinn Cook. Nada de eso sucedió. Y el domingo briló cuando tocaba.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.