Los Raptors, ¿mejores sin Rudy Gay?

Pretenciosa pregunta la del titular. Cuando Masai Ujiri llegó a las oficinas de Toronto se auguraban fuertes y pronunciados cambios. No podía esperarse otra cosa si querían redirigir el rumbo deportivo de la franquicia en la dirección correcta.



Uno de esos cambios fue la salida de , que se erigía como uno de los mejores jugadores del roster. Muchas voces apuntaron que el equipo se resentiría mucho, pero ha pasado casi todo lo contrario.

Los esfuerzos se han repartido dentro del colectivo, con unos Kyle Lowry y DeMar DeRozan que han tomado galones. Hasta Jonas Valanciunas parece haber despertado de su letargo. Sin olvidar a Amir Johnson, Patrick Patterson o Greivis Vásquez.

“Se podría decir que acabamos de salir ahí, divertirnos y jugar los unos con los otros”, explicó DeRozan. “No nos importa quién sea el que anote”.

Datos en mano, lo cierto es que los han avanzado en la Conferencia Este desde el puesto Nº10 al Nº4 en menos de un mes, justo el tiempo transcurrido sin Gay. Antes de la primera semana de diciembre, Toronto acumulaba un balance de 6-12, y desde entonces éste se ha transformado en un 10-3.

La estadística que más llama la atención es que desde que se produjera el traspaso de Gay el pasado 8 de diciembre, los Raptors tienen el mejor récord del Este y el segundo mejor en toda la NBA. Tras este impactante dato, sólo queda averiguar si este rendimiento mostrado en las últimas cuatro semanas por Toronto logra mantenerse un lapso de tiempo mayor o, por el contrario, acaban acusando la falta de Gay en sus filas.