Los Raptors no dan opción a unos mermados Pelicans

Los Toronto añadieron una nueva victoria a su casillero tras derrotar a los por 104-127. El cuadro canadiense aprovechó las bajas y la caótica situación de los de Nueva Orleans para romper su racha de derrotas, y sigue a la caza de los Milwaukee Bucks en la pelea por el primer puesto del Este.

No era una noche fácil para los de Gentry, que afrontaban el choque con un plantel muy mermado. A la baja de Jrue Holiday se unieron las de y E’Twaun Moore, lo que dejó a los Pelicans sin tres de sus cuatro máximos anotadores y sin sus dos mejores defensores. No es la manera ideal de recibir al segundo mejor equipo de la liga, aunque, dado que ahora mismo no les interesa demasiado sumar victorias, no es que estas ausencias sean del todo una mala noticia.

Paliza tras el descanso

Con todo, Nueva Orleans aguantó los primeros envites, y plantó cara en una primera mitad marcada por la igualdad. Randle, que anotó 13 de sus 18 puntos en los dos primeros cuartos, lideró a los suyos en este tramo de partido, y Toronto no fue capaz de abrir grandes diferencias. Sin embargo, la llegada del tercer cuarto marcaría el inicio del fin.

Los Raptors activaron su mejor versión defensiva tras salir de vestuarios, y secaron a los Pelicans hasta que la brecha se hizo irremontable. El conjunto de Nurse llegó a mandar por hasta 26 puntos de diferencia, y quizás lo habría hecho por más de haberlo necesitado. Por si fuera poco, los locales vieron además cómo engordaba su lista de bajas, pues tuvo que abandonar el partido tras torcerse el tobillo.

, con 31 puntos, fue el mejor jugador del encuentro, presumiendo además de una gran efectividad tras encestar 14 de sus 20 lanzamientos (13/15 en tiros de dos). Brilló también , que logró su segundo triple-doble del curso tras terminar con 13 puntos, 11 rebotes y 12 asistencias, mientras que volvió a cuajar una gran actuación tras anotar 19 tantos. Fue, en líneas generales, un buen encuentro de toda la plantilla, que contó con hasta seis efectivos con dobles dígitos en anotación.

En Nueva Orleans, Frank Jackson y fueron los máximos anotadores con 20 y 18 puntos respectivamente, mientras que firmó un doble-doble al anotar 16 tantos y capturar 12 rebotes. No obstante, las notables ausencias y la falta de una verdadera necesidad de victorias lastraron demasiado a un equipo que está ya contando los días para que termine una temporada de lo más extraña.

(Fotografía de portada: Andy Lyons/Getty Images)