Los Rockets le echan el flotador a Ben McLemore

Estaba (otra vez) a punto de sumergirse del todo, cuando vuelve irrumpir en la superficie y tomar una nueva bocanada de aire. Se repite el estribillo. La carrera de en la NBA, mas que una rutina laboral con sus claroscuros se escribe como un cante constante a la supervivencia.

Entró tropezando, y desde entonces da largas y torpes zancadas tratando de recuperar el equilibrio. Algo que choca de plano con un lottery pick (7º) al que en su momento se le reconoció como el ‘mejor anotador de su Draft’.

Oportunidades, no obstante, no le están faltando. A sus 26 años, como suele decirse, aún esta a tiempo. La etapa de madurez profesional justo a la vuelta de la esquina. Pero con McLemore, las reticencias están justificadas.

“Estoy lleno de confianza”, decía el pasado mes de octubre antes de iniciar su segunda etapa en los Sacramento Kings (conjunto que lo seleccionó) tras un año errático en Memphis. Y a continuación vimos su peor versión, no ya por los minutos recibidos (8,3 en menos de 20 encuentros), sino por su autocomplacencia en cancha. Un jugador de sus características (un atletismo impresionante) recostado en el perímetro y resignándose al tan mancillado de “especialista”. De sus 3,8 tiros por noche, 2,2 fueron lanzamientos de tres (casi el 60% del total), pero miren ustedes que muchos le entraron (41,5% de acierto)… y quizás de ahí la entrada en escena de los Houston .

Lo que ‘encontrará’ en Houston

Un nuevo Gerald Green (que jugará junto al viejo) y de quien, puede, lo que menos les interese sean sus fenomenales muelles.

Shams Charania, para The Athletic, ha sido el primero en comunicar el acuerdo entre ambas partes, por dos años y sólo parcialmente garantizado (sin que se conozcan por ahora más detalles en cuanto a las cifras, las cuales, en todo caso, apuntan al salario mínimo).

8,8 puntos (y poco más) con decentes porcentajes en 23,7 minutos, 368 encuentros y 6 años de carrera.

¿Veremos por fin, en los Houston de Westbrook y Harden, algo del verdadero McLemore? A su ‘yo tirador’ (si le siguen entrando) puede, pero por el sistema bicéfalo que se avecina donde el resto del perímetro demanda catch&shooters casi en exclusiva, dudo que tengamos la oportunidad de ver nada más.

(Fotografía de portada de Scott Halleran/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Karl-Anthony Towns: “Quiero estar en Minnesota por mucho tiempo”

Sigue el baile en la lista de Estados Unidos: se caen Lillard y DeRozan

Siguiente