Los Rockets ya son líderes del Oeste

Las rachas gloriosas de triunfos no siempre dan la recompensa que se espera. Le puede suceder a Utah, que lleva once victorias seguidas y sin embargo paga facturas pasadas y se encuentra a 1,5 victorias todavía de los puestos de playoffs. Pero para Houston, ganar diez choques de forma consecutiva, además del gusto de no caer derrotado, ha supuesto que por fin se hayan aupado a la cima del Oeste. Anoche ganaron a los Kings (100-91)

Houston acabó con una presa sencilla, a priori, pero que se encargó de dar respuesta a los Rockets en el primer cuarto. Después de los doce primeros minutos, los de Sacramento llevaban el mando en el marcador (20-25), pero a la hora del descanso, Houston y un 35-20 demoledor se habían encargado de reestablecer las cosas. Desde ese momento, parciales parejos, los Kings sin perderle la cara a la velada y los Rockets directos al liderato del Oeste, con el que se marchan al paró del All-Star.

Debut de

Las cosas del calendario, y de cuadrar plantillas, hizo que el flamante fichaje de los Rockets, Joe Johnson, pudiera estrenarse anoche ante el que fue su último equipo de la NBA. Eso sí, lo de Sacramento simplemente fue algo de paso para el veterano jugador, enviado a los Kings desde los Jazz en ese jueves 8 de febrero ya para siempre famoso, para luego pedir el buy out y quedar libre. Nunca llegó a vestir Johnson la camiseta de Sacramento.

En su puesta de largo con los Rockets fue suplente y en 31 minutos acabó con 9 puntos y 3 rebotes. No obstante, la falta de actividad reciente y las idas y venidas se notaron en las prestaciones de Johnson, que hizo 2/9 en tiros de campo y 1/5 en triples. James Harden, 28 puntos, 9 rebotes y 9 asistencias, rozó el triple-doble y fue el mejor de los suyos. Clint Capela, 13 tantos y 11 rebotes, firmó su 30º doble-doble del curso. Los Rockets, 44-13, no solamente se quedan al mando del Oeste, sino que firman el mejor balance de victorias de la NBA, con un porcentaje de 77,2 y 0,5 partidos de distancia sobre Golden State.

Troy Williams, despedido

Los Rockets necesitaban sitio para Johnson y un jugador de la plantilla debía ser cortado. Troy Williams vivió el sí y el no, toda vez que Sham Charania informó de su despido el martes, pero luego en Houston no tenían claro qué hacer, por lo que congelaron el despido. Finalmente, ayer miércoles procedieron a ello y Williams deja la franquicia texana con únicamente cuatro duelos jugados esta temporada.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Durant 50-Lillard 44, pero victoria clave para Portland

¿Mala sangre de Rondo con Thomas? Ambos fueron expulsados

Siguiente