Luol Deng admite que le ha costado mucho asimilar su marcha de Chicago

Al principio parecía difícil creerse que una de las piezas fundamentales de los dejara así y de manera tan presta la franquicia. Pasados los días, hasta el mismo ya ha empezado a hacerse a la idea.



En declaraciones para ESPN.com, el alero explicó que la parte más complicada personalmente hablando fue tener que explicarle a su madre que tenía que mudarse. “Ella no podía entender los motivos. Ella sabe que soy un buen tipo, me llevo bien con todo el mundo. Ella me preguntaba, ¿No estás jugando bien, o qué está pasando? Ésa fue la parte más difícil”, señaló el jugador.

“He tenido mucha suerte”, dijo Deng, de 28 años. “No muchos pueden decir que han estado en una organización tanto tiempo. Siempre oyes cosas, rumores, pero hay algo de verdad y algo que no. Cuando me sucedió, no podía creerlo. Me tomó un tiempo entenderlo. Pero no voy a parar de jugar al baloncesto“.

Preguntado sobre las razones por las que decidió no aceptar la oferta de renovación de los Bulls, Deng quiso dejar ese tema un poco aparte y empezar a centrarse en su nueva andadura.

“Al fin y al cabo, esto es baloncesto y es mi trabajo”, añadió Deng. “Lo más difícil es dejar atrás a los amigos. Pero ellos también entienden la parte comercial de este mundo. Son cosas de los contratos, y mi tiempo llegó. Ésa es la dirección por la que optó la organización“.

Quien está encantado con su llegada es Mike Brown, quien opina de su nuevo jugador que se trata “de un veterano que aún está en su mejor momento. Él viene a sumar a lo que estamos intentando hacer aquí. Puede darnos mucha profesionalidad, madurez y los ingredientes para ganar”.