Marc Gasol, tareas para el verano: el rebote

Con su temporada finiquitada, llega el momento de hacer autocrítica. Pocos o ninguno tienen una sola pega que hacer a los Memphis , quiénes han batallado como lo que son, unos osos con piel de jabatos frente a uno de los máximos aspirantes al título, los San Antonio . Han logrado estirar la serie hasta el sexto partido, y el último de ellos fue una oda a la intensidad y a la entrega; hasta los instantes finales de un choque donde no hubo ni un segundo de tregua, no vieron asegurado su pase los tejanos a semifinales.

Y sin embargo, la autocomplaciencia no es una opción. Siempre presentes las palabras del inigualable rey de la radio, José María García: “El halago debilita”. , que ha cuajado una de las mejores temporadas de su carrera —sino la mejor— rozando los 20 puntos de promedio y explotando un arma inusitada en él hasta ahora como es el triple, pone el foco sobre el que considera ha sido su punto débil del año y de estos breves playoffs.

“Desde luego, el rebote es un tema que me preocupa a nivel personal. Es algo en lo que voy a trabajar”, ha dicho el español y recoge Ronald Tillery del Commercial Appeal.

Marc, es un ‘5’ de 2,16, y cuya media reboteadora durante el curso regular ha sido de 6,3: siete décimas menos que el curso anterior y de lejos la peor marca de su carrera. Su pico lo presentó en su año sophomore en la NBA, con 9,3; una cifra mucho más acorde a alguien de su tamaño y relevancia en el juego.

Superado

En playoffs la mejora es insignificante: 6,5 capturas en la media docena de encuentros ante San Antonio. A nivel de equipo durante la regular season, Gasol ha sido el tercer mejor reboteador del equipo, por detrás de y Jamychal Green. Pero si ampliamos el sesgo a su promedio cada 48 minutos, para lograr la equidad con aquellos miembros del equipo que juegan menos y ver realmente su impacto reboteador en el equipo, vemos que desciende hasta la sexta posición, viéndose también adelantado por Jarell Martin, Deyonta Davis y Tony Allen.

Ya tiene deberes pues el pívot catalán para este verano, quien además no solo ejerce la crítica a nivel personal, sino también a nivel de equipo. “43 victorias en regular season es inaceptable”. Y es que los Grizzlies acabaron el año con un balance de 43-39. Una más que el curso anterior, pero ocho menos por ejemplo que en la 2014-15, cuando consiguieron alcanzar los 55 triunfos.

Este año se clasificaron finalmente séptimos, con un fino colchón, apenas un saco de dormir, de tres victorias sobre los 9º clasificados, los Denver Nuggets. Así pues, rebote y regularidad, son los tics pendientes para la que ya se avista en el horizonte un prometedor 2017-18, cuando aún siquiera termina una campaña a la que todavía le queda lo mejor.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Larry Bird renuncia como Presidente de Indiana Pacers

LeBron James prefiere jugar como visitante en los playoffs

Siguiente