Más de 100 ojeadores para ver a R.J. Hampton en acción

El tiempo se mide a un ritmo distinto en la NBA. De promesa a mentor y veterano, pasando por estrella, y si te despistas, cuando empiezas a cogerle el tranquillo al triángulo ofensivo alguien te suelta que ya se te está pasando el arroz.

Ja Morant, el futuro de ayer, el presente del ahora. Porque el de mañana ya pertenece a otros, todavía por etiquetar. Hace nada era la agenda del base de los Grizzlies, su calendario de partidos el que los scoutings perseguían con avidez. Pero ya, tras haber sido escogido número 2 del Draft de la NBA, esos días se han ido para no regresar. Agua pasada de la que beben ahora, por un tiempo limitado, los miembros de la siguiente promoción.

Los ‘primera ronda’… los lottery pick y, por encima de todo, los capaces de congregar a un auténtico regimiento de ojeadores procedentes casi de todas las coordenadas de Norteamérica; los candidatos al top-3. En esas aguas se mueve un jugador que desde hace unas semanas les queda tremendamente lejos para disfrutarlo con asiduidad, y por ello que todos han querido sacar provecho de la ocasión.

“No” a la NCAA

está siguiendo, en sus primeros pasos como jugador de baloncesto, la senda de Kobe Bryant. El primer año de universidad, ese impepinable one and done desde hace unos cuantos años –tras el cambio de normativa por David Stern– para poder declararse como elegible en el Draft, decidió esquivarlo –a pesar de ser llamado por la NCAA Division I–, y optar por la lógica y cuasi única alternativa: la emancipación profesional.

Miembro en plantilla de los New Zealand Breakers de las islas kiwi, la liga puntera –pero semiprofesional después de todo– que manda en el básquet de Nueva Zelanda. Y su equipo se mide en la noche de hoy a los Memphis Grizzlies de Morant y Jaren Jackson Jr.

Uno de los ‘deseados’

Liam Santamaria, comentarista y encargado de cubrir la actualidad de la NBL así como colaborador de ESPN, nos ponía al corriente, y respaldando sus palabras con imágenes, de la singular situación. Los Breakers también se encuentra en su particular pretemporada, y como gira anticipada han visitado los Estados Unidos para medirse primero a los Grizzlies y luego a los Oklahoma City Thunder. Una oportunidad única para reencontrarse en directo con uno de los mejores prospects del Draft 2020 sin que se te atrofien las rodillas en el interior de un avión.

Desconocemos la fuente a la que recurrió Santamaria para afirmar que, por ahora, Hampton apunta a próximo número 6 del draft. Nosotros hemos consultado varios de los clásicos portales de mockdrafts, y tenemos lo siguiente. Nbadraft.net patina y lo coloca en el número 16º, pero no actualizan su lista desde el pasado 27 de julio, por lo que le daremos un valor relativo a esta predicción.

Desde Tankathon (esta sí al día) ocupa el puesto 5º (con LaMelo Ball el 4º), mientras que en Nbadraftroom lo alzan hasta la 3º posición, y se atreven incluso con un par de comparativas, para que nos vayamos ubicando con la clase de jugón que nos podemos encontrar: un O.J. Mayo ‘al alza’ –que bueno era y que pronto se descarrió–, o incluso un borrador de Jamal Murray.

Hampton, en sí mismo –y a quien ya presentamos en esta web en verano debido a su acuerdo quinquenal con Li-Ning,la marca de zapatillas–, es un 6,5 (1,98 m), con 2,04 de envergadura, juega en la posición de base y posee un manejo de balón envidiable. En su último año de instituto promedió 30 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias; y en los primeros análisis se le presume un importante poder de impacto en ambos extremos de la cancha. Pero es en el ataque, como no, donde explota como dinamita. ‘A Killa‘, que le describen ya.

En una entrevista reciente se declaró fan de los Lakers y los Mavs (lógico esto último habiendo nacido en Dallas), pero añadió rápidamente que estará encantado de jugar para cualquier franquicia que le seleccione. Se conoce el guión.

Y preguntado sobre qué clase de jugador debe esperar la NBA cuando dé el salto el próximo verano, afirma que se encontrarán “con un fiero competidor, un all-around player que tiene la habilidad para anotar y pasar el balón a voluntad”.

Mañana rescatamos otra vez su nombre –veremos si con palos o piropos– en la resaca de la crónica.

(Fotografía de portada de Hannah Peters/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Kevin Durant opina que los Knicks ya no son atractivos para los talentos emergentes

Ben Simmons: primer partido de pretemporada y primer triple

Siguiente