Miami pone el 3-1 con 37 puntos de un espectacular Tyler Herro


Desconocemos si Tyler Herro nació con estrella, pero sin duda ya juega como una de ellas. El novato –palabra que se le queda pequeñísima– terminó por explotar en el cuarto partido de las finales de la Conferencia Este ante Boston Celtics con 37 puntos desde el banquillo, una soberbia actuación que impulsó a Miami para vencer por 112-109 y terminar poniendo el 3-1 en la serie. Como es lógico, Erik Spoelstra no pudo más que elogiar a su pupilo de 20 años.

“Tiene una gran humildad competitiva. Tiene confianza. Tiene una valentía que es poco común. Pero es lo suficientemente humilde para trabajar, para dejarse entrenar, para recibir los consejos de los jugadores veteranos que tenemos en nuestro equipo. Y todo eso lo hace mientras continúa ganando confianza a medida que avanzamos”, explica sobre un rookie que tuvo una noche repleta de récords.

Entre los hitos conseguidos por Herro destacan el ser el segundo novato que logra al menos 37 puntos en un partido de playoffs tras Magic Johnson, quien se fue hasta los 42 en el sexto partido de las Finales de 1980; así como haber batido la marca de puntos para un novato de los Heat en playoffs, la cual estaba en los 27 logrados por Dwyane Wade en 2004. Palabras mayores.

Herro fue el más destacado de un partido cuyo desarrollo se pareció poco al de los tres anteriores. Acostumbrados a ver a Boston por delante, en esta ocasión fue Miami el que tras un comienzo igualado tomó ventaja al comienzo del tercer cuarto para llegar a ponerse 12 puntos arriba. Los Celtics reaccionaron. Poco a poco fueron enjugando la diferencia hasta culminar la remontada para ponerse uno arriba (85-84) a unos nueve minutos para el final del choque. Sorprendentemente, ahí se les apagaron las luces.

Tras hacer lo más difícil, Boston cometió tres pérdidas en las cuatro siguientes posesiones para posibilitar que Miami volviese a cobrar ventaja. Fue un momento determinante. Aunque los verdes hicieron la goma –como se dice en el ciclismo– y apuraron sus opciones con triples de Jayson Tatum (28 puntos) y Jaylen Brown (21 puntos), a Jimmy Butler, quien se iría hasta los 24 puntos y 9 rebotes, no le tembló la mano desde la línea de tiros libres. Con un segundo por jugar y tres puntos abajo, a la desesperada, los Celtics sacaron de fondo sin poder siquiera llegar a lanzar a canasta.

“Al fin de cuentas, tenemos que encontrar una manera de conseguirlo. Eso es realmente todo lo que podemos hacer. Podemos hacerlo. Se trata de orgullo. Se trata de querer hacerlo. En el próximo partido tenemos que salir y demostrarlo”, comenta un Kemba Walker que aportó 20 puntos a la causa.

Cuestión de pérdidas

En una serie que pese a marchar 3-1 ha tenido casi todos sus partidos igualados hasta el final, los pequeños detalles se pagan caros. Eso es lo que le pasó en parte a Boston anoche. Los chicos de Brad Stevens no le perdieron nunca la cara al encuentro, pero lo cierto es que todo hubiese sido más sencillo para ellos sin perder tantos balones. En total los de Massachusetts vieron como la posesión pasaba a manos del rival en hasta 19 ocasiones (7 en el último cuarto), un dato más que relevante al ver que Miami solo tuvo nueve pérdidas.

Miami, dominio absoluto con 3-1

Esta temporada nos hemos acostumbrado a ver remontadas en playoffs tras estar 3-1 abajo de la mano de Denver Nuggets, equipo que lo ha hecho en hasta dos ocasiones. Sin embargo, esa hazaña es algo que se ha dado únicamente en 13 ocasiones en la historia de la NBA y que jamás ha tenido a Miami como víctima. La franquicia de Florida se ha encontrado hasta el momento 11 veces con un renta de 3-1 en las eliminatorias y en todas ellas terminó llevándosela. El reto para Boston es de enormes dimensiones.

(Fotografía de Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.