Nikola Jokic y los triples destrozan la racha de Utah


Once. Este número recogía el número de victorias consecutivas de los Utah Jazz y la mejor racha vigente en la NBA. Hasta hoy. Los de Salt Lake City han vuelto a saborear el amargo sabor de la derrota tras sufrir un duro correctivo (128-117) ante Denver Nuggets que se resume en dos conceptos bien diferencias: los triples y Nikola Jokic.

El internacional serbio ha confirmado que el renacer del hombre grande no es ninguna broma y que estos aspiran nuevamente a dominar la NBA. Y, en su caso, a posicionarse para el premio al MVP de la temporada. Jokic igualó la mejor anotación de su carrera con 47 puntos, a los que añadió 12 rebotes y 5 asistencias. Al descanso, su cuenta particular ya recogía 33 puntos. Y los Nuggets, un casi perfecto 15 de 17 en triples. Decía el periodista Antoni Daimiel en plena retransmisión de Movistar+: “No recuerdo ningún partido con este nivel de acierto al descanso”. Y ante eso solo se puede seguir jugando y rezar para que pase el chaparrón cuanto antes.

En efecto, poco pudieron hacer los Jazz para hacer frente al vendaval. Quizá puntear mejor algún lanzamiento o hacer alguna defensa individual más próxima al tirador. Pero es que ante un nivel anotador similar apenas existe capacidad de respuesta.

Aún así, los de Quin Snyder fueron fieles a los principios que tan buenos resultados les han ofrecido en este inicio de curso. Lejos de rendirse y caer en la frustración, los Jazz fueron desgranando los casi 30 puntos de diferencia que hubo entre ambos conjuntos hasta los nueve que los llegó a separar al final del tercer cuarto. Como era de esperar, el volumen anotador regresó a su cadencia actual pero el control del encuentro ya estaba en el bolsillo de los de Mike Malone.

Bojan Bogdanovic (29 puntos) mantuvo a flote a los suyos, apoyado por los fogonazos puntuales de Jordan Clarkson (13 puntos), Royce O’Neale (12 puntos) y Joe Ingles (10 puntos). Sin embargo, Rudy Gobert fue completamente superado por Jokic en la pintura y Donovan Mitchell acusó sus dos ausencias consecutivas con un partido gris. La rapidez de piernas y brazos rivales difuminó al escolta, mientras se obligó al francés a salir constantemente de su hábitat natural.

Más allá de Jokic, los Nuggets encontraron muchas alternativas, gran parte de ellas desde el triple. Will Barton (18 puntos), Jamal Murray (16 puntos) y Paul Millsap (10 puntos) también hicieron mucho daño desde el perímetro, mientras que la segunda unidad estuvo liderada por Michael Porter Jr. y Facundo Campazzo (11 puntos y 5 asistencias). Fue precisamente el base argentino el que aprovechó la lesión de Gary Harris para aumentar su nómina habitual de minutos y firmar un buen último cuarto con el que mantener a raya el empuje final de los Jazz.

Después de la espectacular serie de primera ronda que nos ofrecieron en los pasados playoffs, tanto Nuggets como Jazz están demostrando que les gusta la marcha con partidos de un alto ritmo y calidad. Quién sabe si, quizá, estamos ante el comienzo de una nueva rivalidad en la Conferencia Oeste. Lo que sí sabemos son dos cosas: que estos Nuggets dan mucho miedo a este nivel y que en Utah son capaces de sobreponerse a cualquier obstáculo y competir por muy mal que se presente el panorama.

Mientras todos los focos se sitúan sobre la ciudad de Los Angeles, tanto Denver como Utah no agachan la cabeza y se erigen como una alternativa muy real y de presente a los dos principales contenders.

(Fotografía de portada de Matthew Stockman/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.