Nikola Vucevic, ¿camino del máximo salarial?


La ardua batalla por hacerse el próximo verano con Nikola Vucevic ya se siente. El pívot montenegrino, a quien los Magic descartaron traspasar en verano pese a entrar en su último año de contrato, se está destapando este curso como uno de los mejores pívots de la NBA, ya no por su talento –siempre lo ha tenido–, sino por una regularidad y liderazgo que hasta ahora se le desconocían.

Porque Orlando funciona y lo hace al ritmo de Vucevic. En un año clave para su carrera, ya que será agente libre al concluir la extensión de cuatro años y 48 millones de dólares que firmó en 2014, Nikola ha sacado a relucir todo su repertorio de habilidades para irse hasta los 20,4 puntos, 11,3 rebotes, 3,6 asistencias y 1,1 tapones en 30,8 minutos por partido; y por si fuese poco, anota hasta un 40% de los triples que intenta… Sin duda un caramelo para cualquier equipo que desee convertir su pintura en una de las mejores de la Liga.

Pero llegar hasta aquí no ha sido fácil. Formando parte de la franquicia de Florida desde 2012, sus números siempre han lucido por encima de la dinámica de un equipo que no conoce lo que es disputar unos playoffs justo desde ese mismo año. Además, ha habido campañas en las que parecía algo perdido en pista. Quizás por esto último, Vucevic señala directamente a Steve Clifford como uno de los culpables de su gran rendimiento.

“La forma en que jugamos ahora me ayuda a trabajar desde dentro hacia afuera, lo que me hace entrar en ritmo y sentirme más cómodo. El año pasado sentía que estaba demasiado tiempo en el perímetro. Abría la pista, que está bien, pero también es verdad que el nuevo estilo pone en más dificultades al equipo rival. Funciona bien porque empiezo con algunos movimientos sencillos en la pintura e igualmente puede salir”, comenta a los medios.

No le falta razón en su argumentación. La idea de dejar espacio a los exteriores abandonando la pintura puede ser positiva en muchas ocasiones, pero es que es Vucevic es mucho más que un jugador para esperar en la esquina. En números: el montenegrino lanza ahora un 65% de sus tiros bajo el aro o en rango medio, mientras que el curso pasado se quedaba en un 56%. Y lo mejor de todo, ejecuta menos triples pero ha pasado del 31% al 40%.

Toca poner la mano

Poco más hay que explicar. Con la cautela obligada por el momento en el que nos encontramos de la temporada –aún queda mucho–, pero igualmente entusiasmados con el juego que está desplegando Vucevic, a nadie escapa que ha podido llegar la hora de verle firmando por el máximo salarial. Si será en Orlando u otro sitio puede que aún no esté pasando ni por su cabeza. No obstante, si decide cambiar de aires, pretendientes no deben faltarle.

(Fotografía de portada de Don Juan Moore/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.