Noche de expulsiones: Cousins, Jokic y Popovich, a vestuarios antes de tiempo


La de anoche fue una jornada particularmente tensa en la NBA. DeMarcus Cousins, Nikola Jokic y Gregg Popovich, todos ellos en diferentes partidos, fueron expulsados, algunos con consecuencias más graves que otros.

La expulsión menos importante fue la de Cousins, pues, con o sin él, los Warriors fueron un rodillo que no tuvo piedad de los Hornets. El pívot tuvo que abandonar la pista durante el segundo cuarto, cuando los suyos mandaban por 52-38, tras asestar un codazo a Willy Hernangómez en la pelea por un rebote. La acción no deja lugar a dudas, y se saldó con una falta flagrante de tipo dos que mandó al ex de los Pelicans a las duchas.

Popovich aguantó unos minutos más, pues su incidente no tuvo lugar hasta el tercer cuarto del encuentro entre Spurs y Kings. El técnico, enfadado tras dos decisiones arbitrales consecutivas (una polémica falta de Derrick White sobre De’Aaron Fox y un saque de fondo) estalló contra los colegiados, que le señalaron dos faltas técnicas y pusieron fin al partido para él. San Antonio, que en ese momento empataba a 65, acabó cayendo ante Sacramento por 106-113.

No obstante, la acción más relevante fue la que implicó a Nikola Jokic, que tuvo que abandonar el choque entre Denver y Washington con menos de cuatro minutos por jugarse y el marcador empatado a 88. El serbio reclamó una falta a uno de los árbitros, y al ver que este no solo no le hacía caso sino que le señalaba una técnica, comenzó a protestar con más fuerza. Esto le costó la segunda técnica, y su expulsión mermó notablemente el ataque de los Nuggets, que no volvieron a anotar una canasta en juego y cayeron ante unos Wizards en horas bajas por 90-95.

(Fotografía de portada: Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.