Oklahoma City avasalla por velocidad a los Warriors

Si tras eliminar a San Antonio y ganar un partido en Oakland había aún dudas sobre el peligro de Oklahoma City, quedaron rápidamente disipadas. Los completaron uno de los partidos más avallasadores y dominantes de la temporada ante un equipo generalmente en el lado bueno de este tipo de palizas. Golden State, ahogado por el juego frenético de sus rivales, sufrieron la derrota más dolorosa de su nueva era dorada, cayendo por 133-105. La eliminatoria se pone ahora 2-1 a favor de los .

https://twitter.com/CauldronICYMI/status/734548571375075329

La máquina ofensiva de OKC funcionó a pleno rendimiento desde el principio. Kevin Durant (23 puntos al descanso) era el de las grandes ocasiones, sin las dudas en el pase que le martirizaron en partidos anteriores. era un eficaz y vistoso distribuidor de juego y , entrenador de los Thunder, volvía a dar el golpe táctico. Tras 7 minutos, justo después de que Steven Adams recibiera una patada entre las piernas de (sancionada con flagrante de primer grado), Donovan reemplazaba al pívot neozelandés por , abrazando un quinteto más bajo y móvil que en otros partidos. El resultado fue inmediato.

El nuevo “quinteto de la muerte”

El quinteto formado por Westbrook, Roberson, Waiters, Durant e Ibaka (+30 para OKC en los poco más de 12 minutos que coincidieron en cancha) desmontó la defensa de Golden State por velocidad, empezando a abrir ventajas ante unos sin la frescura ofensiva de otros partidos. y se encontraron demasiado solos en la ejecución, especialmente por un Draymond Green absolutamente descentrado que perdería 4 balones, recibiría 3 tapones y cometería varias faltas absurdas. El ruidoso apoyo de Oklahoma City no hizo más que radicalizar las sensaciones de cada equipo, llegando al descanso con un rotundo 72-47 a favor de los Thunder.

El tercer cuarto, con el partido virtualmente sentenciado, sirvió para lanzar un mensaje muy claro: Oklahoma City es un aspirante al título con todas las de la ley. Lejos de relajarse, los Thunder fueron a hacer sangre ante sus desmoralizados rivales. De nuevo con su quinteto “bajito”, barrieron la ya escasa resistencia de Golden State ante el frenesí de su afición. Rusell Westbrook acumuló 14 puntos y 5 asistencias solo en ese parcial, ayudando a que OKC anotara 18 de sus 45 puntos totales en el tercer cuarto al contraataque. Los ataques de orgullo de Stephen Curry eran insuficientes para evitar que la paliza fuera ya de las que no se olvidan: 117-80 a 12 minutos del final.

El maquillaje final aplicado por los meritorios de Golden State no disimuló demasiado lo visto en la cancha. Oklahoma City tiene baloncesto y recursos para sorprender a los de La Bahía. Los Warriors están lejos de estar derrotados, pero lo hecho previamente ante Houston y Portland no bastará. Quizás lo más significativo para los Thunder es haber encontrado un “quinteto de la muerte” tremendamente efectivo ante el vigente campeón, hasta ahora el gran especialista en romper partidos con una alineación de bajitos. Las Finales del Oeste van a ser una fascinante batalla de talento, pero también de pizarra.

Durant, con 33 puntos, y Westbrook, con 30 puntos, 12 asistencias y 8 rebotes fueron los mejores del partido, perfectamente rodeados por otros cuatro jugadores de OKC que alcanzaron las dobles figuras. Por el lado de Golden State, solo Curry (24 puntos) y Thompson (18) vieron el aro con facilidad.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Larry Bird y la actual “mejor era del baloncesto”

El nuevo quinteto de la muerte y otros datos de la jornada

Siguiente