Onyeka Okongwu responde a los que lo tildaban de “fracaso”


Los Atlanta Hawks utilizaron la sexta selección del draft de 2020 en reclutar a Onyeka Okongwu, uno de los big men más prometedores de la camada tras formarse con los Trojans de la USC. Sin embargo, una lesión en el pie sufrida antes de la ceremonia lo mantuvo en el dique seco durante las primeras semanas de la temporada.

Este contratiempo se tradujo en una adaptación todavía más lenta a la habitual para un jugador de sus dimensiones, dentro de un equipo que no arrancó el curso de la mejor manera posible. Inmediatamente, las redes sociales se inundaron de mensajes que calificaban su elección como un fracaso.

Sin embargo, el tiempo ha terminado por dar la razón a la franquicia y el propio Okongwu ha podido silenciar a algunos de sus críticos. No solo porque los Hawks se hayan plantado en Finales de Conferencia, sino porque el novato ha cumplido con nota las exigentes tareas de contener a estrellas consagradas como Julius Randle, Joel Embiid y Giannis Antetokounmpo por el camino. En consecuencia, Okongwu se ha ganado la confianza de Nate McMillan como hombre con cierto peso en la rotación y un futuro esperanzador.

“En Twitter y en Instagram la gente me etiquetaba diciendo cosas como que era un fracaso. Yo solo miraba el teléfono en plan, ¡Maldita sea!, ¿ya?'”, compartió Okongwu en una entrevista reciente con la periodista Sarah K. Spencer del Atlanta Journal-Constitution.

La barra libre que permiten las redes sociales ha alcanzado una magnitud tan grande que incluso da cabida a juicios instantáneos sin apenas ofrecer el tiempo necesario para que un jugador se asiente en la NBA. Algo que vivió el jugador de 20 años a las pocas semanas de dar el salto al profesionalismo.

“Me dije a mí mismo que la gente acabaría volviendo atrás para borrar todos esos tuits”, continuó el interior. “Realmente intento no caer en ello porque los Hawks saben lo que soy capaz de hacer y yo sé lo que puedo aportar. La gente siempre va a decir cosas. Con suerte, algún día podré silenciar a todos esos haters.”

Aún así, Okongwu reconoció que ser considerado un fracaso le afectó en cierta medida, sumido en sus problemas físicos y con el deseo de comenzar su carrera en la NBA de manera positiva.

“Fue una forma difícil de empezar el año. Pero estoy aquí por una razón. Me reclutaron por una razón. Así que sigo diciéndome a mí mismo que tengo que mantenerme fuerte. A partir de abril fue cuando comencé a sentirme realmente cómodo.”

En efecto, el jugador comenzó a dar muestras de su potencial a partir del mes de abril, momento en el que abrazó cierta regularidad bajo el cobijo de McMillan tras dejar atrás su lesión. En sus últimos 25 partidos, tres de ellos como titular, registró 15,2 minutos con unos guarismos de 6,5 puntos y 4,3 rebotes.

Ahora, los Hawks han logrado empatar la eliminatoria de Finales de Conferencia ante los Milwaukee Bucks y solo dos triunfos separan a Okongwu de las Finales de la NBA en su primer año en la liga.

(Fotografía de portada de Tim Nwachukwu/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.