Nueva canasta ganadora de Antetokounmpo ante los Knicks, en el regreso de Jabari Parker


Alegría a raudales en Milwaukee, que ve cómo las cosas le van relativamente bien después de la salida de Jason Kidd y que, lesión aparte de Malcolm Brogdon, ha cosechado buenas noticias en los últimos días. Anoche, victoria en casa ante los Knicks (92-90), con dos focos principales: Giannis Antetokounmpo y Jabari Parker.

El primero, como ya hiciera hace un año, pero en el Madison, volvió a darle la canasta ganadora a los Bucks al final de encuentro. Parker regresó a las pistas después de caer lesionado en su rodilla izquierda por segunda vez, hace un año también.

Antetokounmpo repite como verdugo de los Knicks

La canasta a la que nos referíamos arriba fue en New York y un 4 de enero, además de sobre la bocina en una perfecta ejecución del concepto de fade away. Anoche, en una de las últimas veladas ya del Bradley Center, Giannis Antetokounmpo no ajustó tanto el reloj para deshacer el 90-90 del electrónico. El griego se quedó la pelota para decir y cuando enfiló el aro se deshizo de Enes Kanter con un formidable reverso. Eliminada la resistencia del turco, la llegada desesperada de Kristaps Porzingis no sirvió de nada. Quedaban 1,9 segundos y Tim Hardaway Jr. tuvo la réplica desde el triple, pero fue un tiro imposible, bien defendido, y fallado. El de los Knicks firmó un 1/14 en tiros de campo y 0/9 en triples.

Jabari Parker, notable

Mediado el primer cuarto, llegó el momento del día. Seguramente el viernes 2 de febrero de 2018 se quede marcado en la cabeza de Jabari Parker, porque supuso la fecha de su segundo regreso a las pistas. Parker puso en pie a todo el pabellón desde que se levantó del banquillo para colocarse junto a la mesa de anotadores, e incluso el ansia por volver a sentir lo que es el baloncesto le llevó a entrar antes de tiempo a la pista. Luego, 12 puntos y 3 rebotes en 14 minutos y una acción que no fructificó en canasta pero que demostró que este jugador no tiene miedo. El de los Bucks buscó un mate lateral a una mano, con gran salto incluido, que terminó fallando pero que enseñó que todo el pasado es eso, pasado.

“Desde aquí solamente puedo ir hacia arriba. No me va a llevar un simple partido o unos cuantos, sino que es un proceso entero. Este partido no fue tanto como en la perspectiva de la gente puede parecer”, señaló a los medios Parker, quien podría volver  a tener minutos el domingo por la mañana contra los Nets. “Es una bendición”, apuntó sobre su regreso.

“Creo que tuvo un muy buen debut”, comentó su entrenador, Joe Prunty. “Hubo muchas cosas positivas que hizo en la pista. Una de ellas, de la que hablamos mucho, es que el realiza ciertas cosas de manera natural. Puede anotar y puede hacer jugadas para él y para otros. Pero también defensivamente estuvo sólido, en el camino correcto. Hay un ritmo y un timing del partido siempre que sales ahí a jugar y es complicado cuando has estado fuera mucho tiempo, pero hizo un gran trabajo ayudando al equipo a ganar el partido”.

Los Bucks son sextos del Este con 28-23; los Knicks, décimos y 23-30, cada vez con los playoffs más complicados.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.