Paul George, más cómodo tras los movimientos realizados por los Clippers


Que las cosas no marchaban bien durante la campaña pasada en los Clippers era algo que saltaba a la luz. Poca complicidad, falta de química, sensación de conformismo… Todo lo que se fue fraguando durante la temporada regular terminó por desembocar en un doloroso paso por la burbuja de Orlando, donde no pudieron revertir la situación pese a tener cuatro meses de por medio. Por uno u otro motivo, las costuras terminaron saltando por los aires.

El primer damnificado del fracaso en playoffs fue Doc Rivers –ahora en Philadelphia 76ers–, pero su salida no era de ningún modo la fórmula milagrosa que arreglaría los problemas. En los últimos meses mucho se ha hablado de qué ocurre de puertas hacia dentro en la organización californiana; tanto es así que en octubre un informe de Jovan Buha y Joe Vardon de The Athletic recalcaba que algunos jugadores del equipo estaban molestos con el trato de estrella a Kawhi Leonard y, en un segundo plano, a Paul George.

A partir de ese momento se colocó el punto de mira sobre ambos jugadores. Otros rumores señalaron que en la plantilla había directamente dos bandos, uno con los recién llegados Leonard, George y Marcus Morris, y otro con veteranos del equipo como Patrick Beverley, Lou Williams y Montrezl Harrell entre otros. Pues bien, el problema con PG llegó según The Athletic porque sus compañeros no le reconocían el prestigio que el creía merecer; es más, entendían que Leonard se había ganado un estatus por sus éxitos, pero que el caso de George era distinto.

¿Hasta qué punto llegó a hacerse grande la bola? Sobre ello habla ahora el periodista Sam Amick. Según su información, George tuvo el año pasado un altercado directo con Harrell, quien posteriormente no ha sido ‘invitado’ a regresar al equipo y ha terminado firmando con Lakers. El propio jugador señaló después de comprometerse con su nuevo equipo que tenía la sensación de que los Clippers no le querían de vuelta. Puede no faltarle razón.

Desconocemos hasta qué punto el problema con George ha influenciado en el adiós del Mejor Sexto Hombre de la temporada 2019-20. Sam Amick no señala al alero All-Star como motivo, pero sí afirma que la fricción entre George y sus compañeros ha disminuido tras los movimientos realizados en el último mercado por parte de la franquicia. Tan bien le habría sentado la marcha de Harrell que se encuentra completamente comprometido con la franquicia.

¿Pan para hoy y hambre para mañana? Lo desconocemos. Los Clippers han apostado por dar una nueva oportunidad al proyecto, y si para ello deben dejar salir a un jugador como Harrell… que así sea. En 2021 Leonard y George son libres para marcharse y dejar a los angelinos tiritando. Necesitan que el curso 2020-21 sea un éxito rotundo. Manteniendo felices a sus piezas principales parece más sencillo lograrlo.

(Fotografía de Michael Reaves/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.