Paul George, mirilla desviada post All-Star


Ayer, los Oklahoma City Thunder ganaron un partido tremendamente clave ante los New Orleans Pelicans, y Paul George concluyó, con 27 puntos, como el máximo anotador de la velada. Uno podría pensar que ¡una noche estupenda para George!

Eso no sería sino engañarnos, por no querer rascar la superficie ni con un tenedor de plástico.

Ni siquiera es necesario mirar demasiado profundo; basta con el propio boxscore de George. El alero anotó 27 puntos, sí, nadie encestó más que él, también, pero sus porcentajes fueron (y son) un desastre. En tiros de campo hizo un 9/24 (un 37,5%), mientras que en triples un 3/11 (un 27,3%).

Las dos caras de la moneda

Su encuentro de anoche fue una radiografía casi calcada de lo que está siendo el jugador… desde que regresamos del parón del All-Star Weekend. Paul George tiene un antes y un después con ese inoportuno fin de semana como epicentro.

Antes del partido de las estrellas, sus estadísticas eran una gozada, olvidadizas de que su portador acababa de cambiar de equipo y se enfrentaba a la difícil tarea de dejar de ser jugador franquicia para limitarse, tan solo, a uno de los tres pilares de un Big Three. Anotaba con solvencia y con notables porcentajes.

Pero desde febrero, todo ha cambiado.

MinutosPuntosTiros de campoTC%Triples intentados3P% Eficiencia
Pre All-Star 36,522,5 17 44,8% 7,7 43,2% 20,8
Post All-Star 36,7 19,1 16,6 37,8% 7 28,6% 18,2

Un vistazo es suficiente. La caída es en picado, y el desmorone en su acierto desde el triple, total. De ser uno de los más fiables del circuito, a no llegar ni al treinta por ciento.

Señala StatMuse, que desde el All-Star y entre todos los jugadores que han lanzado al menos cien triples, ninguno lanza peor que el forward de OKC.

Paul George, sin ser un tirador sobresaliente, es un cumplidor eficaz desde larga distancia. A lo largo de su carrera NBA —esta es su octava campaña— promedia un 37,5% desde el arco de tres. Más valor tiene aún cuando, debido a su estampa de líder, muchos de esos lanzamientos suele realizarlos en posiciones difíciles y altamente punteadas.

Pero se le acaba el tiempo para volver a afinar la puntería.

Los playoffs están a la vuelta de la esquina y la franquicia, con muchas más dificultades y altibajos de los previstos, está a punto de asegurarlos. Si quieren intimidar más en postemporada que durante lo que está siendo su curso regular, George, mínimo, necesita recuperar su mejor ¡chof!


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.