Peja Stojakovic también deja su puesto en la oficina de Sacramento


Cinco años ha durado la aventura de Peja Stojakovic como parte de la gerencia de los Sacramento Kings. Tras ser pieza fundamental de uno de los mejores equipos del inicio del siglo XXI, el ex jugador serbio firmaba con los californianos en 2015 y en mayo de 2018 era promocionado al cargo de asistente de general manager. Ahora, y siguiendo los pasos del adiós de Vlade Divac, American Graffiti –así le llamaba Andrés Montes– se desvincula de unos Kings que parecen decididos reconstruir la estructura del equipo desde cero.

“Ha supuesto una gran alegría y honor trabajar en la oficina principal de los Kings durante los últimos cinco años. Quiero dar las gracias a la organización, y de manera especial a los aficionados que hay por todo el mundo, por el apoyo recibido a lo largo de estos años. Sacramento siempre será mi hogar y le deseo lo mejor a la franquicia”, ha señalado Stojakovic en el comunicado oficial de la franquicia.

Durante estos dos últimos cursos, en los cuales los Kings tampoco han podido cumplir el objetivo de acceder a playoffs, Stojakovic ha ayudado a Divac en la toma de decisiones además de realizar otras funciones a nivel más personal. Así, entre sus funciones estaba gestionar el desarrollo de los jugadores, evaluar los talentos y supervisar al equipo afiliado de la G-League, los Stockton Kings. Vivek Ranadivé ha querido agradecer su dedicación durante este tiempo.

“Estamos profundamente agradecidos con Peja por su contribución y compromiso tanto con los Kings como con la ciudad de Sacramento, aportando tanto al ser una leyenda como a nivel ejecutivo. Peja es un pilar fundamental de la comunidad y siempre seguirá siendo parte de nuestra familia Kings. Le deseamos a él y a su familia lo mejor en el futuro”.

Un pedacito de historia

Stojakovic fue elegido por Sacramento como número 14 del draft de 1996 y no dio el salto a la NBA hasta 1998. En sus dos primeros cursos su papel quedó fijado al de anotador desde el banquillo. En el tercer año, recibiendo la camiseta de titular, literalmente explotó. Desde entonces fueron cinco temporadas y media en las que maravilló junto a Chris Webber y compañía para quedarse a un paso de las Finales al perder con los Lakers por 4-3 en 2002. En estos momentos aún es el jugador con más triples anotados en la historia del equipo tanto en temporada regular (1.070) como en playoffs (97).

(Fotografía de Lintao Zhang/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.