Philadelphia no da opción a los Wizards y pone el 2-0


Tras una Game 1 más sufrido de lo previsto, los 76ers no se complicaron la vida en el segundo encuentro. Los de Doc Rivers sumaron un nuevo triunfo, esta vez por un plácido 120-95, y colocaron un 2-0 a su favor que les deja la eliminatoria bastante encarrilada en la víspera de que esta viaje a la capital. Allí, los Wizards tratarán de rehacerse, pero lo visto esta madrugada no invita precisamente al optimismo con respecto a sus opciones de dar algo de emoción a esta primera ronda.

Y es que Philadelphia dominó el encuentro prácticamente de principio a fin, ofreciendo una buena imagen y recordando por qué han sido los líderes de la Conferencia Este. Los locales pasaron toda la segunda con ventajas de dos dígitos, y de hecho fueron poco a poco aumentando la distancia en el marcador hasta que esta llegó a ser de 27 puntos. Fue sin duda una más que bienvenida noche tranquila, y ahora deberán tratar de mantener dichas buenas sensaciones a domicilio.

Los de Pensilvania estuvieron comandados por Ben Simmons y Joel Embiid, ambos autores de 22 tantos con grandes datos de acierto, pues terminaron con un 73,3% y un 66,7% en tiros de campo respectivamente. El base, muy agresivo en sus penetraciones y finalizaciones, logró además sumar 9 rebotes y 8 asistencias, mientras que el pívot dominó tanto la pintura como la media y larga distancia en los apenas 26 minutos que estuvo sobre la pista.

En general, todos los hombres importantes del equipo tuvieron mucho descanso, ya que ningún titular llegó a los 30 minutos, y el choque permitió que incluso aquellos situados al fondo de la rotación de Rivers tuviesen algo de tiempo para lucirse.

Beal se queda solo

Los Wizards, por su parte, recordaron a algunos tramos de principio de temporada en los que Bradley Beal tenía que tirar en solitario del carro, normalmente sin éxito. Fue lo que ocurrió en esta ocasión, ya que el escolta, autor de 33 puntos, anotó más que los otros cuatro integrantes del quinteto titular juntos, pero sus buenas cifras no sirvieron para que los suyos se mantuvieran en partido ante el desastre generalizado de sus compañeros.

La noche fue especialmente aciaga para Russell Westbrook, que vivió un encuentro muy pobre en lo deportivo que acabó teniendo consecuencias en lo físico. El base no pudo pasar de los 10 tantos tras quedarse en un 2/10 en tiros de campo, y se vio obligado a abandonar el duelo antes de tiempo tras sufrir una torcedura en el pie derecho, zona en la que ya había reflejado alguna molestia previamente. Mientras se marchaba, un aficionado le arrojó palomitas desde la grada, detalle que refleja que el regreso de público a las gradas tiene sus pros y sus contras.

Habrá que ver en qué situación llega Russ al Game 3, que tendrá lugar el sábado, pues los de Brooks necesitarán su mejor versión si quieren tener opciones de reengancharse a la eliminatoria.

(Fotografía de portada: Tim Nwachukwu/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.