Piropos de Luke Walton al ‘curro’ de Ivica Zubac

¿Del ostracismo a la rotación?

Parecía denostado. Parecía hundido. Parecía que solo era cuestión de tiempo que abandonara Los Angeles y, quien sabe, si la NBA.

La elección 32 del Draft 2016 arrancó sus andanzas en la Liga de las ligas con buenas expectativas y mejores sensaciones. Pero al poco se convirtió en una montaña rusa en sus primeros cuatro segundos de acción. Cuesta abajo y cogiendo velocidad. Es fácil olvidar, en un deporte tan de adultos, tan de armarios empotrados, que chavales (blancos) como el que nos ocupa, solo cuentan con 21 años.

Camino de la irrelevancia

Su progresión ha ido decreciendo cada año en minutos (16, 9,5, 8,9) a la par que, inevitablemente, en rendimiento estadístico (7,5, 3,7 y 3,3 puntos). Pívots más contrastados y, sobre todo, mejor pagados que él (Mozgov, Brook López, Bogut, Randle), partieron jerárquicamente siempre por delante.

Este curso había debutado igual o peor. El neblinoso fichaje de JaVale McGee está funcionando a las mil maravillas; mejor de lo esperado. Y aún así, por si acaso, los Lakers cerraron hace unas pocas semanas la contratación de Tyson Chandler. Una vez más, el bosnio se perdía en lo más profundo y oscuro de la rotación.

Como principal crítica, un físico cuya evolución se intuía casi imperceptible (y sin el casi) desde que llegó a la NBA. En este escenario son pocos, muy pocos, los que pueden sobrevivir en exclusiva de su técnica. Zubac la posee, pero no la suficiente. Sus inputs en ataque no compensaban lo desarbolado que se le ha visto siempre atrás.

Esto es, a grandes rasgos, lo que percibía uno observando al center en el parqué, presa de su propia bisoñez y flemática adaptación. Nada que ver con lo que, al parecer, desprende en los entrenamientos.

Un ‘currante’ en la sombra

“Cada vez que estoy en las instalaciones [de El Segundo] le veo hacer algo”, son las palabras de . “Está o bien en la sala de pesas, o corriendo, o jugando un dos contra dos, o practicando con los demás entrenadores. Y esas son cosas que notas cuando le das la oportunidad; y así es como me siento confiado a la hora de recurrir a alguien que no ha jugado demasiado. Estoy contento por él; siempre es genial cuando ves a jugadores que trabajan tan duro conseguir resultados”.

Porque Zubac, ayer, en el triunfo sobre NOLA, aprovechó los 32 minutos que Walton le dio desde la titularidad, en ausencia de McGee, para aportar 16 puntos, 11 rebotes, 2 robos y 2 tapones (taponazos, uno a Davis, otro a Randle), con, además, un 8/10 en tiros de campo.

En frente tuvo a un candidato temprano al All-Star y otro al MVP. Y el denostado, el hundido, el sentenciado por la cuenta atrás, supo dar el cayo cuando nadie lo esperaba.


–There is a train, it’s leaving today (yeah)
it’s leaving today and I’m gonna get on it.
There is a train, so don’t let it pass without you,
don’t let it leave without you, just get on it –

(Fotografía de portada de Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Llegó el final para la racha de siete triunfos seguidos de los Nets

DeMarcus Cousins ya machaca sobre Kevin Durant

Siguiente