Pondexter: “Estoy vivo y puedo jugar al baloncesto. Es un milagro”

está listo para jugar al baloncesto de nuevo después de una larga recuperación que le ha mantenido fuera de las canchas las dos últimas temporadas. Su nuevo equipo, los Chicago Bulls, lo han fichado este verano procedente de New Orleans con la esperanza de que su mala suerte se haya acabado definitivamente. Y es que el jugador ha atravesado una situación realmente complicada.

Después de varias operaciones y retrocesos importantes en la recuperación de su rodilla izquierda, parece que el alero por fin puede disfrutar de lo que más le gusta: jugar al baloncesto. Sus problemas de rodilla han sido públicos, sin embargo, el jugador ha revelado a ESPN que el proceso ha sido mucho más complicado de lo que parecía y que sus problemas de salud eran mucho más graves. En concreto, una infección potencialmente mortal. Él pensaba que iba a morir.

Problemas de rodilla

Pondexter llegó a los Pelicans en enero de 2015 procedente de Memphis Grizzlies. Durante esos primeros meses con el equipo, fue notando molestias en la rodilla izquierda que se fueron intensificando hasta que al finalizar la temporada se hizo una resonancia magnética para conocer el alcance del problema. Terminó pasando por el quirófano donde fue sometido a una artroscopia.

Pondexter trabajó durante todo el verano para volver lo antes posible a las canchas pero su rodilla no respondía bien. Ni el jugador ni el equipo encontraban respuestas a los problemas que planteaba esta lesión: “Intenté hacer todo lo posible para volver a jugar, pero mi rodilla estaba muy mal. No podía ni siquiera subir escaleras, imagínate correr, saltar o cualquiera de esas cosas. Pero quería sacrificarme por los Pelicans”, afirma el jugador.

En enero de 2016, un año después de su llegada a New Orleans, tuvo que operarse otra vez. Esto significó el comienzo de un nuevo proceso de recuperación que tenía como objetivo volver para el comienzo de la temporada 2016-17. Pero eso tampoco pudo ser.

La situación se complicó

En enero de 2017, el alero viajó a Nueva York para revisar el estado de su rodilla. El jugador estaba en su hotel cuando empezó a encontrarse mal y fue a una farmacia para tomar algo que le hiciera sentirse mejor. Pero no le dio tiempo, mientras esperaba en la cola se desplomó. Unos minutos después, llegaron los servicios médicos y Pondexter se encontraba empapado en sudor y atemorizado porque no podía controlar su cuerpo. Esa misma noche llamó a su familia suplicando que fueran a Nueva York para estar con él y diciendo: “estoy a punto de morir”.

Unos días después, descubrieron que tenía una infección en la piel que si no se trataba de la manera correcta podía tener muy malas consecuencias, incluido el fallecimiento. El jugador fue intervenido inmediatamente para solucionar el problema lo antes posible y fue hospitalizado por un mes completo.

“Ocultamos mi estado porque no queríamos que nadie lo supiera. No quería que nadie lamentara mi situación”, explicó Pondexter. “Cuando estaba en el hospital, miraba Twitter y leía comentarios de la gente diciendo: ‘Está robando dinero. Está en su casa descansando’. No, estoy luchando por mi vida. Estuve cerca de morir”, afirmó con contundencia.

La recuperación definitiva

Cuando Pondexter salió del hospital en Febrero pesaba 87 kilos, lejos de los 101 que pesaba cuando fue ingresado. Tardó tres semanas en volver a andar, pero empezaba la recuperación de verdad. La que le podría llevar de nuevo a jugar al baloncesto.

El alero trabajó muy duro para volver a estar en forma y demostrar que podía volver al nivel de un jugador NBA. Durante el proceso, fue informado de su traspaso a Chicago , algo que le entristeció por un lado pero le motivó en otro. Pondexter cree que sus mejores días como jugador están aún por llegar.

“Ha sido una recuperación increíble. Los doctores no pueden explicar del todo cómo he sido capaz de recuperarme y encontrarme tan bien”, afirma el jugador. “Hace unos meses, estaba prácticamente acabado. Estoy vivo y puedo jugar al baloncesto otra vez. Es un milagro”, concluye.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Steve Kerr: “Esta temporada seremos mejores”

Drafteados: presentación NBA 2K18 en Madrid

Siguiente