Primer multado de la temporada: 25.000 dólares a Beverley por lanzar el balón a la grada

Como acabo de leer a un usuario aleatorio en Twitter, el base de los Clippers debería haberse dedicado al hockey sobre hielo y no al baloncesto. En un deporte donde la permisividad se pierde en el propio ancho de su manga, se habría encontrado mucho más en su elemento y salsa.

El de anoche era su pabellón, y estrenaban la temporada como locales… pero en frente tenían a los Ángeles Lakers; y eso da la vuelta torticeramente a la tortilla.

Sentirse en casa como un extraño, jugando permanentemente bajo la incómoda sensación de que se vitorean más las canastas del rival que las propias. Y es que de sensación nada. Los Clippers han dejado de ser el patito feo de la ciudad en muchos aspectos, pero aún andan a muchas leguas de dar caza a su oponente y vecino en una categoría en la que son imparables no solo a nivel nacional, sino mundial: en número de fans.

Quizás con las victorias y (quien sabe) si algún campeonato, emerjan hooligans vitalicio-clandestinos recién enterados de su nueva bandera y pidan asiento de primera en el carro en marcha aunque, por si acaso, cerca del pasillo de emergencia… que con estos vaivenes de la fama nunca se sabe la profundidad del color y la urgencia de volver a saltar al vacío en busca de un nuevo escudo por besar.

Hit… repeat

En todo caso, solo en un contexto así tiene sentido (que no justificación) que lanzase un balón a la grada (no se han filtrado imágenes todavía del momento), recreando así el mismo estúpido impulso que ya tuvo en diciembre de 2018 (aquella vez tirándolo contra un seguidor de los Mavs) y siendo sancionado–isonímia al canto– por multa de idéntica cuantía: 25.000 dólares.

Así acaba de comunicarlo la liga facilitando, como único dato, que ha sido como castigo ante el acto de ‘lanzar la pelota contra el graderío’, desconociendo por ahora la fuerza o siquiera el grado de intencionalidad.

Tras ver el partido y asistir al terco amago de remontada de los Lakers, podría recurrirse al clásico “el rival vendió cara su derrota”. Solo que en este caso la victoria, en el vestuario de los Clippers, no se paga a escote.

(Fotografía de portada de Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Utah: sede elegida para albergar el All-Star 2023