Remontada y triunfo en la prórroga de los Pistons sobre Minnesota


Detroit aleja sensaciones pasadas con una trabajada victoria en Minneapolis

Necesitaba Detroit vencer en Minneapolis. Llegaba a la pista de Minnesota el cuadro de Michigan con un balance reciente de 1-7 y los peores recuerdos de lo sucedido hace un curso, cuando los Pistons se desmoronaron antes de Navidad, estaban ahí. Ayer, triunfo que da una bocanada de alivio a los de Dwane Casey. Victoria sobre los Timberwolves (123-129) en una batalla sufrida, con prórroga y remontada incluida. Blake Griffin, 34 puntos, y Reggie Bullock, 33 y récord profesional, lanzaron a los Pistons hacia un imprescindible triunfo.

Remontada visitante: Drummond fuerza la prórroga

Claro que durante buena parte de la noche parecía que Detroit iba a volver a caer, siguiendo la tónica de las últimas jornadas. Sin embargo, la desventaja con la que entraron en el último cuarto los Pistons (92-78) fue enjugada con un show desde el triple, un 9/14 que dio la vuelta a la situación. Incluso así, Minnesota dejó escapar dos veces, no una, el partido.

La primera, por dejarse remontar, y la segunda, sobre la bocina. Con 115-116, Derrick Rose, quien acabó con 33 puntos, buscaba en los segundos finales el aro para la victoria local. Su camino a la canasta terminó con una acción demasiado forzada que pegó en el aro. El rebote, a Griffin, quien sin embargó vio cómo le arrebataban la pelota. Robert Covington desde un lateral, y con algunas manos molestando, embocaba un triple para el 118-116. Lo más complicado parecía haber pasado…

Pero quedaban 7 segundos y la idea de los Pistons fue clara. Tras el tiempo muerto, recibió en su pista Reggie Jackson, con metros suficientes para correr y disponer de espacio a la hora de maniobrar. Su rapidez le permitió llegar hasta el aro, pero la bandeja no entró, ni tocó aro. Andre Drummond estaba allí para con paciencia y determinación, a pesar de que los segundos se esfumaban, amarrar el rebote y anotar el empate a 118.

Luego, Drummond siguió siendo determinante. Un triple suyo, sí, un triple, anuló el buen arranque de los Wolves en la prórroga, puso el 122-123 para Detroit e inició un parcial de 1-9 para los visitantes que fue el principio del fin para los de Tibs.

Detroit, quinto duelo de este curso que lleva hasta la prórroga, con balance en este caso de 3-2, se queda con 15-14, sexto del Este a pesar de su 3-7 en los últimos diez duelos. Minnesota, un equipo que ha mostrado su mejor cara en casa, no hizo valer ayer esa condición de local. Los T-Wolves son penúltimos del Oeste con 14-17, a 2,5 partidos de los puestos de playoffs.

(Fotografía de portada: Gregory Shamus/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.