Rich Paul avisa a los Celtics para que no pujen por Anthony Davis


No sabemos qué equipo será el próximo de Anthony Davis, pero sí podemos asegurar que los Celtics cada vez tienen menos posibilidades de serlo.

Rich Paul, agente de Davis, ha hablado largo y tendido con Sports Illustrated sobre la situación del todavía pívot de los Pelicans y su propio trabajo diario como representante de jugadores a la vez que amigo de LeBron James. Paul ha contado más de lo esperado y ha vuelto a insistir en que Boston no es un destino en el que Davis vaya a estar mucho tiempo aún en el caso de que los Celtics lograsen su traspaso.

“Pueden buscar su traspaso, pero será por un año”, explica Paul. “Si los Celtics consiguen el traspaso de Anthony Davis, iremos ahí, cumpliremos nuestras obligaciones contractuales y después saldremos a la agencia libre en 2020. Ya se lo he dicho. ¿Pero en el caso de que decida irse y hayan dado activos a cambio? No le echen la culpa a Rich Paul”.

Más claro no puede ser. Davis no contempla un futuro a largo plazo en Boston y no se planteará seguir con los verdes más de un año en caso de que acabe allí si es que Danny Ainge decide embarcar a los verdes en esta operación y convence a David Griffin, presidente de operaciones de baloncesto de los Pelicans, de traspasar a su actual estrella a Massachusetts. Alquiler puro y duro.

Agencia libre de Anthony Davis en 2020

Para dar más énfasis a su idea, Paul insiste en que el gran objetivo de Davis es la agencia libre de 2020, momento en el que firmará un contrato a largo plazo con el equipo que prefiera tras desestimar la opción de hacerlo ahora con los Pelicans por 5 años adicionales y más de 240 millones de dólares.

“¿Dónde acabará? Ni idea. Pero no importa. Iremos a la agencia libre”, insiste. “¿Qué me importa dónde vaya? Tierra: vamos a ir a la agencia libre. Tiene un año, tiene que jugar. Pero después de eso, no lo puedo decir más alto y claro: VAMOS A LA AGENCIA LIBRE. 2020: ANTHONY DAVIS SERÁ AGENTE LIBRE”.

Lo que Paul no cuenta en la entrevista es que el equipo en el que juegue Davis la próxima temporada será el que podrá ofrecer más años y salario a Davis a partir de 2020, por lo que el destino sí importa. Si Davis es traspasado a un equipo en el que se encuentre cómodo y esté en sus planes a largo plazo, podrá continuar allí más años con una nómina mucho mayor en caso de que le ofrezcan el máximo salarial.

Lakers y Knicks, buenos destinos

En la entrevista Paul se queja de que haya gente que le critique porque trabaje para que Davis recale en Lakers o Knicks. “Solo se me dice esto porque la gente piensa ‘Rich no estaría en esa posición sin LeBron’”, explica. “Quitemos a LeBron de los Lakers. ¿No son los Lakers un gran destino para alguien que puede ser uno de los dos mejores jugadores, que además fue a Kentucky y ganó un campeonato y que firmó con Nike? ¿Un equipo con tradición de pívots como George Mikan, Wilt Chamberlain, Kareem Abdul-Jabbar o Shaq?”

“Ahora añade a LeBron. ¿Qué sale? Es la guinda del pastel. LeBron tiene 34 años. Anthony Davis 26. Así que cuando LeBron deje de jugar el traspaso de Davis aún sigue su curso. ¿Qué mejor lugar para ello que L.A.? Si fuera L.A., porque nunca lo he dicho. Pero no hay nada malo en ello. ¿Qué narices importa lo que hables sobre mí acerca de si estoy ayudando a LeBron? No, no lo estoy haciendo. Estoy tratando de ayudar a Anthony Davis. ¿Ayudar a Davis ayuda a LeBron a largo plazo? Pues vale. Pero mi objetivo es Anthony Davis”.

Respecto a los Knicks, también valora esa opción. “La única diferencia es que no tienen tantos campeonatos como Los Lakers. Tienen tradición, es un gran mercado pese a que no se trata solo de grandes mercados. Tienen espacio salarial, flexibilidad, pueden conseguir más de una estrella. ¿Qué hay de malo en ello?”.

La negociación con los Pelicans

Paul también ha explicado a Sports Illustrated que la demanda de traspaso de Davis se realizó inicialmente por los cauces habituales: conversación secreta entre el representante y el general manager para buscar una salida. Pero Dell Demps, la persona que dirigía los destinos deportivos de New Orleans hace unos meses, buscó una solución por su cuenta.

“¿Me hubiera gustado que las cosas hubieran ido de otro modo?”, se pregunta Paul. “Claro”, explicando después que él informó a Demps de los deseos de Davis el 25 de enero y Demps, en lugar de hablar con el propietario, lo que hizo fue llamar a Davis. Días después, el 28 de enero, molestos por lo ocurrido, Paul filtró a ESPN que Davis buscaba el traspaso cuando Adrian Wojnarowski le contactó para preguntarle por la situación real.

“Fue necesario hacerlo público”, explica. “Cuando te digo ‘mira, estas son nuestras intenciones’ y dices ‘vale, déjame hablar con el propietario’ ¿y en lugar de hacerlo llamas a Davis? Eso tiene un nombre: ignorar”.

“No, no, todos los general managers lo saben”, añade Paul cuando le preguntan por el hecho de que Demps tratase de saltarse al representante y hablar con el jugador de manera directa.

(Fotografía de portada: Dominique Oliveto/Getty Images para Klutch Sports Group 2019 All Star Weekend)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.