Rich Paul: “Con Davis en lugar de Giannis, los Bucks habrían jugado las Finales”

LeBron James, , John Wall, Draymond Green, Ben Simmons, Tristan Thompson, Eric Bledsoe, Dejounte Murray, Kentavious Caldwell-Pope… y así hasta alcanzar un total de 20 jugadores con presente NBA, de entre los cuales cinco han sido recientemente All-Star.

¿Autoriza esto a , agente de todos ellos, para calificar (e incluso hipotetizar), como fuente de autoridad, el presunto rendimiento y capacidad de impacto de dos superestrellas de la Liga en un escenario de lo más complejo? Ni mucho menos.

Pero si hemos publicado algunas cosas de LaVar Ball e incontables barrabasadas de Charles Barkley, no creo que por dar algo de pábulo al superagente de moda llegue la sangre al río esta vez.

Partimos de un sesgo evidente (que prácticamente desnaturaliza todo amago de objetividad), y es que Rich Paul es representante de Anthony Davis [sí], y de no. Dicho esto, transcribamos su punto de vista sobre un suceso real y otro imaginario de los pasados playoffs.

Describiendo a ‘su hombre’

“Tiene tanto talento como cualquiera de los grandes que han jugado a este deporte. Es un 6,11 (pies), mete triples, tapona lanzamientos… Creo además que es uno de los mejores pasadores de entre los hombres grandes. En mi opinión, eso es lo que le hace diferente de Giannis”.

Bien, en varias cosas no miente Paul. O no retuerce demasiado la verdad, al menos.

Davis es (más o menos, porque con lo de “con o sin zapas” cualquiera se aclara) un 2,10/2,11 (entre los 2,08 y 2,10); Davis mete triples… pssí… pero podría meterlos con mayor asiduidad (34% su mejor temporada), y sin duda, Davis es uno de los big men con mejor IQ facilitador de toda la NBA (3,9 asist/pp, en 4º lugar tras Jokic, Marc Gasol y Al Horford).

El ‘otro hombre’

Pero claro. Ahora vamos al griego, que si de partida la envergadura de Davis ya es algo bárbaro, Anteto directamente parece una estatua de Giacometti.

El de los Bucks sí que es un 2,11 en toda regla, partió en la NBA como un ‘3’ que ahora juega de ‘4’ y asiste casi como un ‘1’; 5,9 asistencias el año pasado. Ni tan mal. Aunque el asunto de los triples se le da bastante peor que a su congénere por el momento; el 34,7% de su año rookie fue un espejismo. Un bonito accidente. Porque desde entonces, apenas ni huele el treinta por ciento. Ah, y como era de prever, coloca casi un tapón menos que La Ceja.

Con estos datos –fríos como un schoko-bon–, a uno le cuesta entender el porqué de la conclusión que le sigue.

“Si hubiésemos puesto a Davis en los Bucks del año pasado [en lugar de Antetokounmpo], habrían alcanzado las Finales. Él sabe cómo hacer mejores a sus compañeros. Esto no es un toque a Giannis, pero simplemente es lo que pienso”.

¿Diferencias diferenciales?

Las Finales del Este las perdieron los Bucks ante los Raptors tras ponerse 2-0 por delante, y caer en el tercer encuentro en una segunda prórroga que tuvieron prácticamente ganada y que, sin embargo, supuso un punto de inflexión en su contra desde aquel instante.

Anteto sólo fue el máximo anotador de su equipo en tres de esos seis lances (21 y 24 puntos), siendo también, digámoslo todo, una máquina de rebotear y de repartir juego. Pero en la anotación, desde la pizarra y el vasto análisis de sus puntos fuertes (y débiles), Nick Nurse y sus chicos supieron reducir y mermar el impacto del vigente MVP.

¿Es, podríamos decir, Davis, un jugador quizás menos arrollador pero más versátil y dinámico, así como peligroso desde un abanico más amplio de acciones, posiciones y situaciones que Anteto? Puede que sí. ¿Habría sido suficiente su presencia para imponerse a los Raptors de Kawhi, como reemplazo del buldózer heleno? Imposible saberlo.

En los 56 partidos que pudo disputar Davis la pasada campaña con los Pelicans, acumuló un balance negativo de 21 victorias y 35 derrotas. Ni que decir tiene que las plantillas no eran las mismas, los entrenadores no eran los mismos y ni siquiera las conferencias eran las mismas. Pero aún así comprobamos que contar con el ahora franchise players de los Lakers, no es sinónimo automático de victoria.

Ambos por cierto, Davis y Anteto, en la parrilla de salida por el próximo MVP de temporada regular.

(Fotografía de portada de Chris Graythen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Kevin Love no quiere moverse de los Cleveland Cavaliers

Zion Williamson se va hasta los 29 puntos en su segundo partido

Siguiente