San Antonio sigue a lo suyo: nueva victoria y quinto del Oeste


El juego evoluciona, las estrellas cambian de equipo y hasta llega una pandemia, pero lo que no se mueve ni por casualidad es el baloncesto de los San Antonio Spurs. Un año más, y van más de 20, los de Texas están en la pomada. Sí, no son candidatos al anillo y no tienen una rutilante estrella joven, pero qué gran equipo siguen siendo.

Con la victoria conseguida anoche en cancha de Portland Trail Blazers, la cual llegó con un brillante partido que concluyó 104-125, los Spurs han mejorado su balance del curso hasta el 8-6 para colocarse quintos de la Conferencia Oeste, igualados justo con la franquicia de Oregon.

Para llevarse el triunfo San Antonio tiró de sus viejos rockeros. Los Spurs son una máquina de formar jugadores –miren lo que hicieron Kawhi Leonard o el presente de otros como Dejounte Murray (no los estamos comparando)– pero no por ello dejan de tener a jugadores All-Star. LaMarcus Aldridge no está ya para fajarse bajo los aros, pero su muñequita privilegiada le llevó a firmar anoche 22 puntos. DeMar DeRozan por su parte aportó 20 puntos, 11 rebotes y 6 asistencias. Y por si faltaba algo, el banquillo funcionó a un increíble nivel. Rudy Gay y Patty Mills hicieron 21 puntos cada uno.

“Su banquillo nos hizo mucho daño. La anotación desde el banquillo, los puntos que lograron en segundas oportunidades… Realmente nos lastimaron por ahí. Convirtieron hasta 10 puntos de segundas oportunidades en el último cuarto”, comenta Terry Stotts.

Lo cierto es que como señala el head coach de Portland fueron los doce minutos finales los que sepultaron las opciones de su equipo. Pese a que los Spurs tuvieron pequeñas rentas durante la velada, no fue hasta el cuarto final cuando se despegaron de manera definitiva en el electrónico. Al empezarlo ganaban de cinco puntos. Cuando restaban siete minutos disfrutaban ya de una ventaja de 15.

Lillard, insuficiente

Sin Jusuf Nurkic, baja para al menos dos meses, y sin C.J. McCollum, se ausentará al menos cuatro semanas, Damian Lillard se ve obligado ahora a asumir una responsabilidad mayor. Anoche, en la primera prueba sin ellos, fueron 35 puntos y 6 asistencias que no alcanzaron para pelear por el triunfo hasta el final. Rodney Hood le acompañó en el backcourt con 21 y Carmelo Anthony sumó 14 desde el banquillo; la cuestión es que el problema del equipo no parece estar en meter canastas, sino en evitarla. Hasta la fecha son la quinta peor defensa de la NBA al encajar 113,7 puntos por cada 100 posesiones.

(Fotografía de Carmen Mandato/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.