San Antonio vence a Boston en un accidentado partido


DeMar DeRozan fue el máximo anotador del encuentro al marcharse hasta los 30 puntos

San Antonio Spurs ha reaccionado. Los chicos de Gregg Popovic, deprimidos tras un mal comienzo de temporada, han dado la vuelta a la situación hasta el punto de haber ganado en sus dos últimos partidos a dos de los mejores equipos de la NBA: Milwaukee Bucks y Boston Celtics. Eso sí, el de ayer en el TD Garden no estuvo exento de momentos tensos.

Liderados por un DeMar DeRozan de dulce que se iría hasta los 30 puntos 6 rebotes y 4 asistencias, los de Texas firmaron una excelente primera mitad en la que lograron una renta de 18 puntos, renta que supieron manejar en un segundo tiempo en el que primero la expulsión de Kemba Walker y justo después el lanzamiento de una botella, enturbiaron el ambiente. El escolta se queda en cualquier caso con el trabajo bien hecho. “Son situaciones que pueden alimentar al equipo. Aguantamos lo ocurrido e hicimos lo que se suponía que debíamos hacer”.

DeRozan estuvo bien acompañado desde el banquillo por Lonnie Walker IV, quien con 19 puntos ayudó a que la victoria fuese para San Antonio por 114-129. Este triunfo refrenda la mejoría del conjunto tras un duro comienzo de campaña. Desde el 1 de diciembre el balance del equipo es de 9-6. Ahora tienen en el general un 16-20 mientras que en la mencionada fecha estaban en 7-14.

Por parte de Boston la mejor respuesta la dio Gordon Hayward con 18 puntos. Quienes no tuvieron su mejor noche fueron Jayson Tatum y Jaylen Brown, que se combinaron para 30 puntos con un doloroso 1 de 11 desde la línea de tres puntos.

Expulsión de Walker

En plena remontada de Boston, que se encontraba 69-76 abajo mediado el tercer cuarto, una acción de LaMarcus Aldridge sobre Kemba Walker provocó que este se levantase quejándose mientras se dirigía al árbitro Evan Scott. Su primera reacción le valió una técnica que se repetiría segundos después provocando su expulsión. El informe del partido señala que ambas decisiones fueron tomadas porque Kemba se dirigió en temas malsonantes al colegiado. Al acabar el encuentro el base señaló que “pensaba que estaba siendo amable” en sus protestas.

Lanzamiento de una lata

El momento desagradable de la noche llegó justo después de la expulsión de Kemba. Uno de los asistentes al pabellón mostró su disconformidad lanzando una lata de cerveza a la pista, la cual estuvo cerca de golpear a algunos integrantes del banquillo visitante. El aficionado fue identificado y expulsado del TD Garden. A la conclusión del encuentro Brad Stevens pidió perdón por lo ocurrido.

(Fotografía de Maddie Meyer/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.