Sorpresón de los Spurs, destrozando a Phoenix


En una de esas cuarentenas locas made in Pops, el entrenador más afamado de la NBA daba descanso al unísono y de una tacada a Patty Mills, Jacob Poeltl y DeMar DeRozan. Lo hacía en back-to-back y tras encadenar dos derrotas seguidas, para medirse a los Phoenix Suns, uno de los equipos más en forma de la NBA.

En frente, un quinteto titular al completo. No solo eso. El de Paul/Booker/Crowder/Bridges/Ayton es la alineación que más minutos junta acumula de toda la liga, según NBA Stats, con 653 minutos disputados y un net rating favorable de +4,7.

Viendo estos datos, uno diría que Greg Popovich había arrojado la toalla antes de saltar al ring. Que valía la pena sacrificar un triunfo más sin con ello lograba dar descanso a sus titulares y volver con las pilas cargadas para asegurarse el ser competitivos frente a los rivales ‘de su liga’.

Psicología invertida, genialidad, incentivo, flor, potra…. llamadlo como queráis, pero miren ustedes por donde, que los Spurs infligieron a los Suns una de las grandes palizas de la campaña (111-85). Y que el guión no iba a ser el esperado se notó desde los primeros compases del encuentro.

Pops, por si fuera poco, no se conformó con dar descanso a tres jugadores clave, sino que además reservó otro manojo de su mejor pólvora para el banquillo (Loonie Walker IV, Gay, Dieng), saliendo con White y Murray mandando el perímetro (hasta aquí, normal) pero con Samanic y Eubanks acompañando a Keldon Johnson por dentro.

Fuertes en ataque, imparables atrás

Como decimos, aciertazo. Desde el primer balón al aire, la defensa de los tejanos recordó a aquella escena del Kong de Peter Jackson donde Jack Discroll y compañía se veían de repente en una cuenca enorme, rodeados por una jauría de bichos gigantescos de la que era imposible librarse ni escapar. Los Spurs fueron esa fauna infecta que en ningún momento dejó respirar a los Suns, ahogándolos con su defensa e interponiéndose entre ellos y el aro con punteos y tapones incluso desde el midrange, cercenando su jugadas de ataque en zonas donde en general los tiros se logran con un mayor confort.

Mientras tanto, en ataque, eran un ciclón de mil colores, con Eubanks sumando a su intensidad habitual algunas jugadas de calidad, Devin Vassell ejerciendo de todo menos de rookie (18 puntos) y con Rudy Gay en una versión tan talentosa y comprometida como jamás la soñaron en Memphis, donde el ego fue su principal perdición.

Para el novato, tuvo palabras Popovich: “Ha jugado muy bien. Es un buen tirador, tiene buena envergadura y comprende este deporte. Defensivamente empieza a entender el ámbito más psicológico del juego”.

“Ninguno en nuestro equipo está preocupado por sus estadísticas. Simplemente estamos centrados en ganar, y mi labor es aportar la mejor de mis energías”, decía Eubanks al término.

Viendo que Samanic no estaba funcionando de cara al aro, Pops pronto dio un mayor protagonismo a Dieng, quien en su cuarto partido con San Antonio desde su fichaje por fin pudo contar con minutos de calidad, y respondió de manera notable, sumando 5 puntos, 10 rebotes, 3 asistencias y un tapón (y expulsión evitable por doble técnica a falta de 25 segundos para el final).

Sin respuesta

El partido estaba más que encauzado al descanso, y el regreso de vestuarios no trajo cambio alguno en el panorama; más bien al contrario. Con los Suns viéndose pronto 25 abajo y Monty Williams asumiendo que esta iba a ser una noche para olvidar y con Booker o Paul sin dar signos de resurrección, el head coach sacó a lo más apoltronado de su banquillo (entre los que extrañamente estaban Saric y Kaminsky) para jugar los seis minutos finales del encuentro, rindiéndose a la paliza recibida.

Así se rompía en la noche más inesperada la racha de 10 triunfos seguidos en el Talking Stick Resort Arena de los Suns como locales, mientras que los Spurs justifican una vez más que son mejor equipo fuera que en su casa esta temporada… y lo más importante, aprovechan la derrota de los Warriors para acortar distancias.

(Fotografía de portada de Sean M. Haffey/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.