Spencer Dinwiddie ajusticia a sus ex


En junio de 2016, Spencer Dinwiddie era enviado desde los Pistons a los Bulls a cambio de Cameron Bairstow, un discreto jugador de las profundidades del Draft de 2014 que al igual que Spencer Dinwiddie había tenido que esperar a la segunda ronda para ver su nombre elegido en la ceremonia. Ese mismo verano de 2016, Bairstow era cortado por Detroit. Desde entonces, juega en su Australia natal. Dinwiddie no pudo quedarse en los Bulls, que lo despidieron antes de la 2016-17, pero sí se ganó su sitio en los Nets. El resto, una historia común en la NBA: chico sin apenas oportunidades en una franquicia de repente revienta, para bien, en otra.

Spencer Dinwiddie ya enseñó algo de lo que podía hacer en sus primeros días en Brooklyn, pero ha sido ahora en su segunda campaña en los Nets donde se ha convertido definitivamente en la revelación del cuadro de New York. A principios de enero una canasta suya daba el éxito a los Nets ante Minnesota. Ahora, tres semanas después, lo volvió a hacer. Y contra los Pistons, que apenas le dieron oportunidades. Buen relato.

Dinwiddie mató a su antiguo equipo con una canasta a falta de un segundo. Brooklyn tumbó a Detroit (100-101) y mete en serios problemas a los Pistons, novenos ya del Este, con una racha de cinco derrotas seguidas y a un encuentro ya de la octava posición y de los playoffs, en mano de Milwaukee.

Excelso en el ‘Money Time’

Cuando quema el balón, cuando las decisiones hay que tomarlas con personalidad porque pueden decidir partidos, Dinwiddie se ha mostrado muy sobrio y muy capacitado para moverse en ese Money Time. Ayer, en un choque igualadísimo, ya deshizo dos veces el empate, con una canasta de dos y un triple lateral, en los últimos dos minutos.

Sin embargo, el golpe final lo tenía preparado tras una canasta de Andre Drummond que parecía el final para los Nets. El pívot de Detroit colocó el 100-99 a falta de apenas cinco segundos. Por la manera de celebrar su anotación pareciera que todo había terminado. Pero Dinwiddie tenía una última cosa que decir. Recibió tras el saque de banda desde la mitad de la pista y sorteó primero a Ish Smith y luego, cuando lo peor se le venía encima, pudo hacer otro rectificado impresionante para evitar a Drummond y darle la victoria a los Nets.

Russell, falto de ritmo

Brooklyn, 18-29, gana su segundo duelo seguido, en lo que fue también el segundo choque seguido de D’Angelo Russell después de 31 partidos de baja por lesión. El base, cuya ausencia y la de Jeremy Lin ha sido una de las razones del paso delante de Dinwiddie, volvió a mostrarse fallón, errático en el tiro y con una lógica carencia de ritm. Russell firmó 3 puntos en 14 minutos, con 1/3 en triples y 0/2 en tiros de dos. Jahlil Okafor sigue sin jugar mucho y sin ser importante en la rotación de los Nets: 6 minutos, 2 puntos, 1 rebote y 1 asistencia.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.