Curry tacha de “cómicos” los menosprecios a su temporada


Las comparaciones son odiosas, siempre y cuando se hagan con uno mismo, y más aún si el resquicio es sobre lo que fue, no sobre lo que es. La media de puntos ha bajado casi cinco dígitos, y en el resto de estadísticas se ha producido una ligera caída. Cuando los números no responden, es común escuchar el carraspeo de un público disconforme; pero ahora el balón se tiene que compartir con Durant, y no todos los días entra desde medio campo Steph.

“Creo que es cómico que la gente piense que estoy teniendo un mal año”, dijo el base de los Warriors en declaraciones al portal Bleacher Report, y añadió que “tomárselo todo tan blanco y negro es complicado, decir que la temporada pasada fue mejor por cinco puntos, o por lo que hacía y dejé de hacer… hay otras cosas que tratas de hacer para ayudar a tu equipo”, señaló Stephen Curry.

Curry no ganará el MVP este año —después de un resultado unánime el curso pasado—, pero parece cuanto menos fuerte decir que su temporada es mala. Y el anillo aún está por poner, y la bocina por sonar. Con otros nombres se juega diferente, y los engranajes nuevos aún deben de engrasar con los viejos. “Con la plantilla que tenemos, sobre todo añadiendo a un tío como KD, contamos con un ataque más equilibrado. Mi trabajo de base es de hacer de balanza de todo el talento que tenemos, y a la vez seguir atento a mi propio juego”, apuntó el guard.

Situación Warriors

El trabajo de Stephen Curry ha cambiado, y así lo ha hecho su rol en la liga. Hoy, dirigir a unos Warriors que marchan con un parcial de 63 a 14, primeros de la Conferencia Oeste, con una racha de 11 partidos consecutivos tachados con una ‘W’ no parece un mal año. Pero mañana, lo que cuenta —y contará—, es lo brillante que lucen pulgar, índice, corazón, anular y meñique.


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.