Steve Ballmer, abierto a cambiar el nombre de los Clippers

El propietario del equipo está dispuesto a dar un vuelco a la franquicia empezando por la construcción de un nuevo pabellón

Los quieren salir de la alargada sombra que proyectan sus vecinos de Los Ángeles: los Lakers. Con al mando de las operaciones como propietario de la franquicia, el definido durante décadas como hermano pequeño quiere echar a volar con luz propia. ¿Cómo quieren conseguirlo? Pues creando un equipo nuevo en todos los frentes: deportivo, comercial e de infraestructura.

El deportivo, quizás el que siempre les ha lastrado, parece superado sobre el papel con un verano en el que han conseguido dos jugadores de la élite como son Kawhi Leonard y Paul George. El primero, flamante campeón de la NBA con Toronto Raptors, ha demostrado que su presencia hace de su equipo un aspirante a todo. El segundo, pese a que aún no ha tocado la gloria, acabó tercero en la votación para el MVP de la última temporada regular.

Con tal talentoso dúo se podría pensar que no solo competir con los Lakers, sino superarlos en las siguientes campañas, está al alcance de la mano. Y así es, la cuestión es que en la gerencia de los Clippers no solamente quieren ganarles, sino iniciar un camino que les desvincule por completo de la trayectoria de los de oro y púrpura.

De tal objetivo surgió el deseo de Ballmer de construir un pabellón propio (por ahora comparten el Staples Center). Eligiendo Inglewood como ubicación, hace escasos días los Clippers hicieron público el diseño que tendría su nueva cancha, así como la fecha en la que se mudarían a ella: 2024. Por ahora es un proyecto, ya que el grupo Madison Square Garden, propietario de The Forum (también se encuentra en Inglewood), se opone a ello.

Pero ni así se frena el ímpetu de Ballmer. Convencido de que los Clippers deben cambiar por completo, se muestra dispuesto incluso a dar un nuevo nombre y colores a la franquicia; es decir, hacer florecer una nueva marca desde la que desarrollar el futuro del equipo.

“Tenemos una oportunidad única en la vida para llevar nuestra identidad a otro nivel. No anticipo que se vaya a dar un cambio, pero se trata de una ocasión que no se repetirá. Es el tipo de cosas que se consulta con los aficionados”, declara a LA Times al ser cuestionado por una nueva identidad corporativa para la franquicia (nombre, colores, logotipo…).

Puede tener sentido. Aunque la actual denominación de Clippers les acompaña desde 1978, año en el que se mudaron de Buffalo a San Diego, lo cierto es que nunca ha llegado a tener un gran arraigo respecto a la ciudad de Los Ángeles. Además, el nombre tiene su base justo por los grandes veleros ‘clippers’ que se veían en el puerto de San Diego, y no por algo propio de la urbe angelina. Dar este paso, el cual no es nada usual en la NBA, no debería causar un gran revuelo.

(Fotografía de Ethan Miller/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


David Griffin compara a Zion Williamson con Draymond Green

Siguiente