Steve Francis reconoce que vendió drogas antes de su llegada a la NBA


El medio The Players Tribune se está convirtiendo en un escaparate perfecto para aquellos jugadores NBA que desean contar su lado más íntimo. Quentin Richardson, más recientemente Kevin Love y su ataque de pánico, y ahora nos llega la turbulenta historia de Steve Francis. El ex de Houston Rockets ha reconocido que, antes de su llegada a la NBA en 1999, se ganaba la vida en las complicadas calles de Maryland vendiendo bolsitas de crack.

“Cuatro años de estar en el avión con Hakeem Olajuwon contando que íbamos a comprar juntos trajes de cashmere, cuatro años antes de jugar contra Gary Payton, estaba en la esquina de Maple Avenue de Takoma Park vendiendo drogas en la frontera del barrio chino”, reconoció.

Francis tuvo una adolescencia realmente complicada. Sin referencias paternales, su madre había muerto y su padre estaba en la cárcel; creció en las calles de Washington en medio de la famosa epidemia del crack de los años ochenta que tuvo un enorme impacto en la sociedad norteamericana. “El crack devastó a toda la comunidad. Fue como una plaga. Lo vi. Lo vendí. Lo viví”, destacó.

Pese a los problemas que le planteaba la vida, siempre tuvo a su amado baloncesto en la mente y, pese a no ser muy amigo de los estudios, consiguió jugar lo mínimo en la etapa secundaria como para que las universidades se fijarán en él. Y fue Maryland quien le reclutó y donde en su único curso NCAA brilló con 17 puntos, 4,5 rebotes, 4,5 asistencias y 2,8 robos en 30,7 minutos por jornada.

“A los 18 años estaba vendiendo bolsitas de crack en la esquina de Takoma Park, y hasta me robaron a punta de pistola. Y a los 22 años me seleccionan en el Draft y David Stern está estrechándome la mano”, explicó.

Seleccionado en el puesto número 2 del Draft 1999 por Vancouver Grizzlies, fue traspasado a Houston Rockets en una triple operación tras negarse a vestir la camiseta del conjunto canadiense. En 10 años como profesional fue Novato del Año y seleccionado para el Mejor Quinteto de debutantes. Asimismo, fue tres veces All-Star y atesoró unos promedios de carrera de 18,1 puntos, 5,6 rebotes, 6 asistencias y 1,5 robos en 37,6 minutos.

Viendo sus primeros años en la NBA, muchos seguidores no entendían su bajón de rendimiento. Francis terminó jugando en la liga de China y desapareció del radar del baloncesto profesional. Se especuló sobre un posible problema de adicción con el crack; no obstante, siempre lo ha negado tajantemente, pero sí ha admitido arrastrar problemas con el alcohol.

“Sé que la gente se preguntaba: ¿Qué diablos ha pasado con Steve Francis? Pero la parte más difícil para mí fue leer en Internet que estaba enganchado al crack. Cuando pensé en mi abuela leyendo eso, o en mis hijos… Me rompió el corazón. Siempre reconoceré que estuve vendiendo crack. Pero nunca en mi vida lo he consumido”, señaló.

“¿Qué le pasó a Steve Francis? Bebía demasiado. Eso es lo que pasó. Y eso puede ser igual de malo. En el transcurso de unos años perdí el baloncesto, perdí toda mi identidad y perdí a mi padrastro, que se suicidó”, añadió.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.