‘Taponazo ganador’ en el precioso duelo Dallas-Utah

Junto con el Lakers-76ers era el partido más prometedor de la noche, y sin duda terminó siendo el más apasionante, no sólo por lo igualado, sino por el increíble nivel desplegado en el parquet por ambos conjuntos. Sobre todo en la primera mitad, una de las mejores, a nivel competitivo, de lo que va de temporada.

Ambos, Rick Carlisle y Quin Snyder, pudieron vestir sus quintetos de gala y permitirse algunas balas en la recámara, asumiendo, eso sí, que Dwight Powell ya es baja para lo que resta de campaña, y esperando cómo (pick & roll expectacions) y cuánto (¿defensa?) puede paliar su ausencia el fichaje de Willie Cauley-Stein.

Salida en tromba

En todo caso, por presentar el partido como un duelo de parejas, por los Dallas estaban Kristaps Porzingis (15 tantos) y (25 puntos y 7 asistencias). El letón disputaba su segundo partido tras estar diez de baja; y salió como un avión, al igual que el base, que si estaba en una nube por saberse titular en su primer All-Star, no se le notó. Otro partidazo rebosando madurez del ex del Real Madrid.

Los tejanos firmaron un arranque de encuentro bárbaro para ponerse casi veinte puntos arriba, pero Carlise sentó pronto a Porzingis (cautela médica) y Luka descansó muchos minutos en el segundo cuarto antes de volver a pista. No fue casualidad que sus anfitriones, tras un parcial de 12-0 en ausencia de ambos, volatilizaran la brecha hasta ponerse incluso por delante en el marcador durante ese lapso.

Entonces la rotación extendió su pancarta tras el inicial titubeo. Seth Curry fue puro ADN desde el triple (4/5), Tim Hardaway Jr. apareció en un par de momentos calientes, y Delon Wright y Dorian Finney-Smith dieron una exhibición de two-way players (sorprendente en el caso del segundo), aportando una gran cantidad de oxígeno a la segunda unidad, cuando Doncic, anulado en el último cuarto, bajó su rendimiento.

Ahí, con cinco minutos para el final, comenzó un duelo de esos de remeros en los que la cámara lateral nos desvela que cada centímetro arañado en proa por uno de los botes, es todo un triunfo.

Respuesta local

Donovan Mitchell y fueron el medicamento perfecto para frenar y dar réplica al dúo de Dallas, y todo ello rodeado por un gran elenco de secundarios.

El combo guard de Utah aspira a su primer All-Star desde el banquillo. Al igual que el center francés. Por si no lo habían hecho ya durante lo que va de temporada, anoche terminaron de ganárselo definitivamente. Ver jugar al escolta (a nivel técnico) es una delicatesen. A falta de mejorar aún en la toma de decisiones (selección de tiro, especialmente), sus virtudes como point guard crecen día a día.

Además, todo el planteamiento avanza en esa dirección, pues tanto Mike Conley como Jordan Clarkson irrumpen ahora desde el banquillo, con Ingles y Bogdanovic (23 puntos de éste), artillería pesada exterior, abriendo el campo para el Spida creador/penetrador, y O’Neale aportando centímetros y defensa como falso ‘1’ desde el inicio.

Tapón desde la botella

Es complicado decir que en una velada tan pareja que terminó 107-112 y que hasta el minuto final la victoria pudo caer tanto de un lado como del otro, hubo un punto de inflexión. Pero ciertamente lo hubo. Rudy Gobert, justificada fama de intimidador, abandonó hace tiempo el limitado pin de rim protector para convertirse en una amenaza defensiva a toda cancha y hacer cosas como esta. El arquetipo de 7 pies (defensor) del siglo XXI.

El vigente DPOY concluyó con 22 puntos, 17 rebotes, 5 tapones y este giro sobre sí mismo donde demostró una capacidad de reacción y velocidad descomunal, que sumado a un brazo infinito le permite salvar jugadas perdidas de antemano por casi cualquier otro ‘5’ de la liga.

Los triples abiertos de Maxi Kleber que sí entraron en la primera mitad fueron escupidos por el hierro desde las esquinas en la segunda. Y Doncic, que optó por usar sus galones desde el atril generador en lugar del ejecutor, terminó viendo como varios tiros abiertos facilitados por él tras su paciente bote, eran marrados uno tras otro y permitían el liderado de Utah en el marcador.

Él mismo terminó fallando dos tiros libres consecutivos en el último minuto, certificando así la defunción de los suyos en un encuentro donde, eso sí, salieron derrotados en el marcador pero indemnes en entrega y sensaciones.

(Fotografía de portada de Yong Teck Lim/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Zach LaVine roza el primer triple-doble de su carrera NBA

Reacciones al adelanto de LeBron a Kobe

Siguiente