Torbellino LeBron James

Si es cierto eso que se habla ahora, lo de que hay algunos jugadores de gran nivel que prefieren no jugar con , el mejor consuelo para los aficionados de los es contar con el mejor de todos noche tras noche. Gracias a él, Los Angeles han ganado a San Antonio por 121 a 113 en el último encuentro de la jornada del miércoles en la NBA.

El triunfo de los angelinos, el cuarto consecutivo, vino marcado por el fenomenal rendimiento de su mejor jugador. LeBron James no solo anotó 42 puntos, repartió 6 asistencias, capturó 5 rebotes y puso 2 tapones con 15 de 24 en tiros de campo, sino que comandó la remontada de los Lakers con una tremenda presencia en el último cuarto. En ese periodo James anotó 20 puntos, 14 de ellos consecutivos, y repartió juego para que sus compañeros pudieran colaborar en el resultado. Fue el séptimo cuarto periodo de 20 puntos en la carrera de LeBron James según ESPN Stats.

El rendimiento de LeBron en los minutos finales, superando en velocidad a rivales, robando balones y anotando canastas de todos los colores, hace valer sus declaraciones del día anterior en las que afirmaba no tener preocupación alguna por su tiempo en pista y darle igual jugar 30 que 40 minutos.

Aportación notable del núcleo joven y de Chandler

sumó 22 puntos, 9 rebotes y 5 asistencias en 39 minutos, 14 puntos, 9 asistencias y 2 robos en 40 minutos y Kentavious Caldwell-Pope 12 tantos y 7 rebotes. Ball (uno) y (dos) anotaron tres triples decisivos restando 3 minutos. Mención especial también para Tyson Chandler, quien se quedó en 2 puntos sin intentar tiros de campo, pero capturó 9 rebotes y terminó con un +27 en la estadística +/- tras 28 minutos en pista. “Sus  minutos esta noche son el perfecto ejemplo de lo que queremos ser como un equipo, +27, sin intentos de tiro, 9 rebotes, por toda la pista luchando pensando solo en la victoria del equipo”, dijo Luke Walton sobre el pívot.

Los Lakers (15-9) han ganado 13 de sus últimos 17 partidos y marchan en quinta posición del Oeste a solo dos partidos de distancia del conjunto que lidera la conferencia, Denver Nuggets.

Torcerdura de Ingram

Brndon Ingram apenas disputó 5 minutos de partido antes de tener que retirarse tras torcerse el tobillo al pisar a LaMarcus Aldridge. El alero de tercer año se lesionó en el primer cuarto tras una censurable acción de Aldridge, quien se colocó donde Ingram iba a caer tras realizar un tiro. Los árbitros señalaron flagrante de tipo 1 para el ala-pívot de los Spurs.

Ingram anotó el tiro y posterior tiro libre, pero se retiró inmediatamente a vestuarios. Allí le fueron practicadas radiografías que descartaron males mayores, pero aún así los Lakers optaron por descartarle para el resto del partido.

Nueva derrota de San Antonio

Los Spurs sufrieron su cuarto tropiezo en los últimos cinco encuentros. En las tres derrotas anteriores habían encajado al menos 128 puntos, por lo que esta vez la marca en contra no quedó muy lejos. Los tejanos dieron señales de poder llevarse el choque (87-95 era el marcador en el minuto 40), pero en la parte final se vieron superados por el torbellino provocado por LeBron James y la explosividad de los Lakers.

Aldridge alcanzó los 21 puntos y 9 rebotes, DeMar DeRozan se fue hasta los 32 tantos y 7 rebotes y Rudy Gay realizó un gran encuentro con 31 puntos y 7 rebotes.

“Es LeBron James. Eso es lo que hace tan difícil de defender. ¿Alguna otra pregunta?”, dijo Gregg Popovich al término del partido cuando le preguntaron por el mejor jugador de la noche.

(Fotografía de portada: Harry How/Getty Images)