Toronto ya tiene a tiro los puestos de playoffs


Los Raptors ya están aquí. Tras un duro comienzo de campaña que puso a prueba la fortaleza del grupo, los canadienses han sabido reconducir la situación hasta el punto de ganar anoche en Indiana (102-107) para sumar la que ha sido su quinta victoria en los últimos seis partidos. Aún tienen trabajo por delante, pero ya son novenos con un balance de 7-9.

Sin Pascal Siakam ni Kyle Lowry, quien brilló con luz propia fue OG Anunoby. El alero, renovado en el pasado mercado por cuatro años y 72 millones de dólares, justificó con creces la apuesta de Toronto con un fantástico partido en el que se marchó hasta los 30 puntos, 8 rebotes y 5 robos. A sus 23 años ya es bastante más que un 3-and-D, y es que literalmente fue decisivo contra los Pacers.

Con empate a 102 en el electrónico a falta de 44 segundos para el final, Anunoby ganó la posición en un rebote ofensivo para recibir la falta de Malcolm Brogdon y tener dos tiros libres. Solo metió uno. En la siguiente acción Toronto forzó la perdida de su rival y en esta ocasión mandó para dentro los dos lanzamientos desde la línea de personal. Es un gran defensor, uno al que la intensidad nunca falta y que ahora además decide en ataque.

“Es una gran actuación que a su vez es fruto de la oportunidad. Tuvimos fuera a un par de chicos que soportan un gran porcentaje de nuestro juego en ataque, así que eso debía ir a parar a alguna parte. Esta noche el cambio lo protagonizó OG”, explica el técnico de los Raptors, Nick Nurse.

Anunoby estuvo genial, pero tampoco le faltó acompañamiento. Fred VanVleet jugó a gran nivel para irse hasta los 21 puntos con un 4 de 9 en triples, y el otro miembro del backcourt, Norman Powell, aportó otros 20 puntos.

Noche aciaga para Brogdon y Sabonis

Indiana peleó hasta el final pese a que dos de sus piezas fundamentales, Domantas Sabonis y Malcolm Brogdon, tuvieron un partido horrible. Entre ambos firmaron 22 puntos con un más que doloroso 6 de 32 en tiros de campo… Pese a tales problemas, el jugador interior acabó con 10 puntos y 19 rebotes para firmar su 16º partido consecutiva con un doble-doble, o lo que es lo mismo, la racha más larga en la historia de los Pacers en la NBA.

Ante la mala noche de sus compañeros, Myles Turner se erigió como el mejor del equipo con 25 puntos y 6 tapones, mientras que Jeremy Lamb aportó 13 puntos desde el banquillo.

(Fotografía de Andy Lyons/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.