Trae Young y Capela hunden aún más a los Timberwolves


Los Atlanta Hawks se hicieron con su tercera victoria consecutiva a costa de unos Timberwolves en caída libre. Los de Georgia se llevaron el duelo disputado en el Target Center por 98-116, un marcador que es incluso corto a la hora de reflejar la comodidad que el cuadro de Pierce vivió durante muchos minutos. Los de Minnesota, que llegaron a ir perdiendo por 28 puntos, sumaron así su cuarta derrota seguida, colocándose con un balance de 3-11 que les confirma como el peor equipo del Oeste y el segundo peor de la NBA solo por delante de los Pistons.

Las facilidades concedidas por los de Mineápolis permitieron brillar a varios integrantes de los Hawks, entre quienes el más destacado fue Trae Young. El base, que venía de firmar su mejor marca de la temporada al anotar 38 puntos ante Detroit, volvió a mejorar su registro al irse hasta los 43 con un excelente 14/22 en el tiro (8/12 en triples). Además, Trae logró capturar 4 rebotes y repartir 5 asistencias, y aunque sus 7 pérdidas empañaron su actuación, estas no le impidieron terminar siendo el hombre del partido.

No obstante, si alguien se acercó a arrebatarle dicho honor fue Clint Capela, autor de un triple-doble de 13 puntos, 19 rebotes y 10 tapones. Esta última marca resultó la más llamativa, ya que hacía más de un año desde la última vez que se vio a un jugador colocar tantos tapones en un solo partido (Hassan Whiteside en noviembre de 2019), y solo Dikembe Mutombo, Josh Smith y Tree Rollins lo habían hecho antes con la camiseta de Atlanta.

En los Timberwolves, que siguen sin Karl-Anthony Towns tras su positivo en Covid-19, Malik Beasley y Jarrett Culver fueron los máximos anotadores con 17 y 15 tantos respectivamente, números que evidencian por sí mismos el escaso rendimiento que ofreció la plantilla en términos generales. Incluso D’Angelo Russell estuvo a un nivel bastante deficiente, y no pudo pasar de los 9 puntos en los 20 minutos que Saunders le dejó en pista antes de dar por perdido el encuentro.

Ricky Rubio, ausente en las últimas dos noches debido a los protocolos de seguridad, hizo su reaparición partiendo desde el banquillo con unos discretos 4 tantos, mientras que el rookie Anthony Edwards, también suplente, se quedó en 5 puntos tras anotar dos de sus 12 tiros a canasta.

(Fotografía de portada: Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.