Un maravilloso final de partido de Rajon Rondo mete a Boston en la final del Este (4-3)

El guión del Game 7 entre Boston y Philadelphia se pareció mucho al de los seis primeros. Baja anotación, igualdad en el marcador y poco acierto a canasta. Los , apoyados en su público, aprovechaban su mayor acierto a canasta para dominar el marcador durante gran parte del encuentro, pero sus problemas para cerrar el rebote defensivo daban vida a los Sixers, dependiente de los chispazos de inspiración de Andre Iguodala, Elton Brand y Jrue Holiday.

El drama parecía estar servido en Boston cuando Paul Pierce (15 puntos y 9 rebotes hasta entonces), en una discutible falta en ataque sobre Thaddeus Young, la sexta, era eliminado del partido a 4:16 minutos del final. El capitán y hombre tradicionalmente más fiable en finales apretados de los Celtics dejaba la pista antes de tiempo. El marcador, un ajustado 71-68 a favor, con los 76ers apretando. Boston necesitaba que otro jugador tomara la responsabilidad, y lo encontró. Y de qué forma.

[ Relacionado: Algunos datos del Game 7 entre Boston y Philadelphia ]

Hasta la expulsión de Pierce, el partido de estaba siendo algo irregular. 7 puntos, con un 3/10 en tiros de campo (0/3 en triples), 10 asistencias y 7 rebotes. Buenos números, pero por debajo de lo esperado. Sus cuatro últimos minutos, eso sí, fueron de otra galaxia.

11 puntos (de los 14 finales de Boston), 3/3 en tiros de campo, 1/1 en triples, 4/4 en tiros libres y 3 rebotes que, además, certificaban el nuevo triple-doble en Playoffs de la carrera de Rajon Rondo. El parcial desde la eliminación de Pierce fue de 14-7, suficiente para que los Celtics sentenciaran el partido a un minuto del final, consiguiendo así su tercera clasificación para la final de la Conferencia Este en los últimos cinco años con un marcador de 85-78. El proyecto que el General Manager Danny Ainge inició en 2007 al conseguir juntar a Ray Allen y Kevin Garnett con Paul Pierce vuelve a ser uno de los cuatro mejores de la NBA gracias a un jugador que, curiosamente, ya estaba ahí.

Rondo, en los Celtics desde su año rookie en 2006, ha ido creciendo poco a poco. Pieza poco valorada mediáticamente pese a ser titular en el equipo que ganó el anillo dos años después (la denominación de “Big Three” que recibían sus tres ilustres compañeros le dejaba en un segundo plano), su evolución está siendo espectacular. Con el de anoche, Rondo suma ya 22 triples-dobles (contando temporada regular), de los que 21 sirvieron para ayudar a Boston a ganar el partido.

[ Relacionado: Final del Este: Heat-Celtics. ¿Miami tiene motivos para temer la serie? ]

Pero donde Rondo está demostrando ser un jugador letal es dónde más importa: en Playoffs. El base acumula nueve triples-dobles en Playoffs desde 2009. Para hacernos una idea de la magnitud de este hito, el resto de jugadores de la liga ha conseguido sólo siete triples-dobles en este periodo de tiempo.
La historia de la liga y, especialmente, de los Playoffs tiene momentos y actuaciones grabadas en fuego en la memoria de los aficionados al baloncesto. Los cuatro últimos minutos de Rajon Rondo ante Philadelphia ya tienen un hueco en la leyenda de la NBA.

[notice]Notas: Rajon Rondo consiguió anoche su noveno triple-doble en Playoffs, el tercero en la presente temporada… Con el de ayer, Rondo ha igualado a Wilt Chamberlain como cuarto jugador con más triples-dobles en la historia de la NBA. Sólo Magic Johnson (30), Jason Kidd (11) y otro gran ex-Celtic como Larry Bird (10) superan en la historia de la NBA en la categoría triples-dobles en Playoffs a Rondo, quien ya ha está por delante de leyendas como Oscar Robertson… Además, el de anoche fue el sexto triple-doble conseguido en un Game 7 de Playoffs, tras los de Jerry West (1969), Larry Bird (1984), James Worthy (1988), Scottie Pippen (1992) y Russell Westbrook (2011).[/notice]





Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.