Un palmeo de Buddy Hield sobre la bocina da el primer triunfo a los Kings


La temporada de los Sacramento Kings no ha podido empezar de forma más emocionante. El conjunto californiano se impuso a Denver por 122-124 en un encuentro que se decidió en la prórroga, y en el que tuvieron que esperar hasta el último segundo para lograr la canasta ganadora. El autor de la misma fue Buddy Hield, aunque la acción, lejos de ser el clásico game-winner, fue un auténtico cúmulo de errores que acabó saliendo bien.

Para empezar, la jugada arrancó con el balón en posesión de los Nuggets, que, con el choque empatado a 122 y 6,5 segundos por delante, buscaban ser quienes sentenciasen el partido en su recta final. Los de Colorado buscaron a Nikola Jokic en el perímetro, pero Harrison Barnes logró estorbar al serbio lo suficiente como para hacer que perdiese el balón y que este cayese en las manos de De’Aaron Fox, quien no dudó en devolvérselo a Barnes para que anotase en contraataque. El alero trató de cerrar el duelo con un mate, pero Will Barton, midiendo muy bien los tiempos, apareció de la nada para colocarle un tapón que, en otras circunstancias, podría haber sido una de las jugadas defensivas del año.

No obstante, después de que rebotar contra la mano de Barton, el tablero y el aro, el balón acabó cayendo de forma bombeada sobre el semicírculo de carga, casi como pidiendo un palmeo que evitase la segunda prórroga. Fue entonces cuando entró en la jugada Hield, quien con un suave toque lo introdujo en el aro para posteriormente salir corriendo a celebrar la recién lograda victoria. En cierto modo fue casi poético que fuera él, que parecía estar más fuera que dentro de los Kings durante muchas semanas, quien certificase un triunfo que ayuda a los de Walton a arrancar el curso con una sonrisa y a pensar que este no tiene por qué ser un año tan anodino como los pronósticos auguran.

Exhibición estéril de Jokic

El gamme-winner no solo convirtió al bahameño en el héroe de los suyos, sino también en el máximo anotador, pues sus 22 puntos le hicieron aventajar en un a Fox y Barnes, quienes terminaron con 21 cada uno. Además, otros cuatro integrantes de los Kings firmaron dobles dígitos en anotación, entre quienes destacaron los 15 tantos de Cory Joseph partiendo desde el banquillo y los 13 de Marvin Bagley III, titular pese a no haber disputado un encuentro oficial desde enero.

Sin embargo, la figura del partido fue indiscutiblemente Nikola Jokic, a quien ni siquiera la carísima pérdida en la última jugada puede quitar dicho puesto. El serbio finalizó el choque con 29 puntos, 15 rebotes, 14 asistencias y 3 tapones, cifras que demuestran que ejerció tanto de mente pensante como de mano ejecutora en el ataque de los suyos. Sus 6 pérdidas lastraron su actuación, pero al fin y al cabo fue él quien mantuvo a los Nuggets en el encuentro durante 53 minutos y quien les puso en disposición de pelear por la victoria.

Su mayor aliado fue Michael Porter Jr., que dio continuidad a las grandes sensaciones con las que cerró el pasado curso yéndose hasta los 24 tantos. No estuvo tan fino Jamal Murray, que se quedó en solo 9 puntos tras un 1/9 en el tiro y terminó expulsado tras cometer 6 faltas personales. Barton y Paul Millsap, con 16 tantos cada uno, compensaron la mala noche del canadiense, quien deberá tratar de recuperar su mejor versión para ayudar a los suyos a superar el tropiezo y empezar a mirar hacia arriba.

(Fotografía de portada: Jamie Schwaberow/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.