Un vídeo desvela que Masai Ujiri no inició el altercado de las Finales 2019 con un policía


Caso cerrado. Las pasadas Finales de la NBA, las cuales supusieron el primer anillo de la historia de los Toronto Raptors, vivieron un momento tenso a la conclusión del sexto partido. Según fuentes policiales, el presidente de la franquicia canadiense, Masai Ujiri, quiso bajar a la pista para sumarse a la celebración del título conseguido. Justo cuando se disponía a ello, un policía le habría pedido que se identificara. Ujiri, quien según la policía no entró en razones, provocó un altercado llegando a agredir al oficial. En aquel momento, esta fue la declaración del sheriff del condado de Alameda.

“El señor Ujiri era desconocido por el personal de seguridad. Este le pidió que se identificara. Ujiri le hizo a un lado y siguió caminando hacia la cancha. La persona de seguridad se echó hacia atrás [para detenerlo], pero Ujiri se adelantó propinando un empujón al oficial, además de golpearle en la cara. Tuvimos la oportunidad de arrestar a Ujiri, pero decidimos no hacerlo. Decidimos que lo mejor era no hacerlo, retrasar un poco las cosas y abrir una investigación”.

Con tales palabras, todo hacía indicar que el ejecutivo de los Raptors se sobrepasó llevado por la emoción del momento; incluso se hizo hincapié en que el oficial de seguridad fue trasladado al hospital ya que se quejaba de un fuerte dolor en la mandíbula por el golpe recibido (en horas recibió el alta). La cuestión es que ahora un vídeo –el de la cámara corporal del policía– ha demostrado que Ujiri no solo no inició la disputa, sino que incluso fue el primero en recibir sendos empujones antes de responder vagamente.

Visto ahora –un año y dos meses después– la escena parece casi bizarra. El oficial le pide que se identifique y Ujiri procede a hacerlo mientras trata de seguir lentamente su camino hacia la cancha. Aunque en todo momento mantiene su pase en la mano, e incluso llega a mostrárselo antes de hacer un nuevo intento de acceder al parqué, el policía procede a increparlo propinándole sendos empujones. Ujiri, en el último momento, responde al oficial empujando también antes de que sea Kyle Lowry quien acuda a una esquina de la pista para ayudarlo a ingresar en la misma.

La escena, la cual dista enormemente de la narrada en un primer momento por fuentes policiales, fue vista por toda la plantilla de los Raptors en una reunión del equipo. Tras la misma, Fred VanVleet se lamentaba por aquellas personas que no pueden defenderse como sí ha hecho Ujiri.

“Obviamente todos somos privilegiados, y Masai también lo es. Uno se detiene y piensa en esas personas que están en la misma situación y que no tienen dinero para pelear el caso, que no tienen 20.000 personas que lo ven desde la grada ni la capacidad de contradecir una acusación. ¿Cuántas veces los policías hacen cosas así sin la cámara corporal encendida y sin imágenes de la cancha? Es una situación difícil”, comenta el base mientras que su compañero Norman Powell se alegra de que Ujiri haya podido limpiar su nombre.

“Me alegro de que hayamos podido llegar al fondo del asunto y que todos vean lo que realmente sucedió. Es exactamente por lo que estamos luchando, por hacer justicia ante aquellos policías que rigen según su propia ley. Estoy muy contento de que saliera el video y que todos pudieran verlo para que Masai pueda limpiar su nombre Es exactamente por lo que estábamos luchando. Vamos a seguir luchando para deshacernos de las manzanas podridas en el estamento policial”, recalca en relación al movimiento Black Lives Matter.

Contrademanda

Así es. Los Raptors, la NBA, Maple Leaf Sports & Entertainment y Ujiri se han personado como demandantes en una contrademanda contra Alan Strickland, el policía del altercado. Éste, pese a que ahora se ve que fue quien provocó el incidente –o al menos quien lo alimentó–, presentó una demanda en febrero contra Ujiri por se agredido, algo que le provocó “lesiones en su cuerpo, salud, fuerza, actividad y persona, todo lo cual ha causado y sigue causando al demandante grandes dolor y sufrimiento mental, emocional, psicológico, físico y nervioso”, reza la denuncia. La respuesta legal del presidente de Toronto se basa en lo que entienden es una falsificación de la realidad por parte de Strickland, quien intentó retratar a Ujiri como “el agresor inicial y un individuo inherentemente violento”. Todo se resolverá en los tribunales, pero a estas alturas poco se puede o nada se puede decir en contra de Masai Ujiri.

(Fotografía de Ezra Shaw/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.